Primer 'match ball' para Hamilton

El inglés puede decidir el Mundial en China, arrebatar a Alonso el récord de campeón más joven y ser el único debutante que se corona

JOSÉ MARÍA RUBIO

Lewis Hamilton tiene este fin de semana la primera oportunidad de dejar decidido el Mundial y entrar en la historia de la F1 al arrebatar a Fernando Alonso el récord de precocidad que consiguió cuando consiguió su primer campeonato con sólo 24 años y superó el registro que hasta entonces poseía el brasileño Emerson Fittipaldi (25). Además, el británico puede convertirse en el primer piloto que se corona 'rey universal' en la temporada de su debú.

Alonso es muy realista y no pierde el humor. Pero no se rinde y llegó a Shangai ayer por a tarde para intentar defender su título con uñas y dientes. Su misión es casi imposible, ya que a los 12 puntos de desventaja con respecto a Hamilton, a falta de sólo dos carreras, se debe añadir la pesada losa que supone el mal ambiente que reina en McLaren.

El español sólo podría recuperar sus opciones de ganar el tricampeonato en Sao Paulo si Hamilton tienen un mal fin de semana en todos los aspectos, mecánico y personal. El inglés aterrizó en Shangai el lunes, para ir al circuito y tomar contacto con la pista china donde puede ser campeón.

A punto de cerrarse un curso muy complicado, Alonso tiene cada vez más claro que su sitio el año que viene está en McLaren. Los cantos de sirena de Renault, y el cheque en blanco de Toyota, que tiene un puesto libre, no parece que le hagan cambiar de idea. Salir con el título en el bolsillo sería una cosa, y marcharse sin el galardón, otra muy distinta.

Se confirma en China que el año que viene habrá un segundo equipo McLaren, el Prodrive, que utilizará los mismos coches y motores que la escudería oficial, con De la Rosa y un británico como pilotos. Esa es la gran baza de McLaren para tratar de enjugar los 100 millones de multa, que poco a poco se van a ir diluyendo hasta quedarse en 30 ó menos. Y eso por la presión de los equipos, a los que la FIA dijo que repartiría la mitad de lo recaudado. Esta nueva escudería tendrá que pagar a McLaren los coches y a Mercedes los motores, por lo que será una inyección económica importante también.

Se trata del cuarto G.P. de China en el circuito de Shangai, donde aún no ha repetido nadie victoria. Barrichello (2004), Alonso (2005) y Michael Schumacher (2006) fueron los ganadores de las tres ediciones disputadas hasta la fecha y Fernando, por lo tanto, es el único que puede sumar dos éxitos.

Trazado complicado

El trazado es uno de los más complicados del Mundial, especialmente la parte inicial, con la curva de final de recta. La variedad de giros es enorme, desde las lentas horquillas a los virajes rápidos. La pista es muy ancha y ofrece diversas posibilidades de trazada, pero tampoco allí los adelantamientos son fáciles.

Se trata de un circuito duro para los neumáticos. No sólo los delanteros soportan una tremenda exigencia en virajes como la curva 1 (delantero izquierdo), 7 (delantero derecho) y 8 (delantero izquierdo), sino que las numerosas curvas lentas implican que los traseros también deban trabajar mucho en la tracción. La curva 13 merece una mención especial, ya que el neumático delantero izquierdo soporta una tremenda carga a lo largo de este viraje de 270°, y todo ello mientras se acelera y los neumáticos traseros reciben importantes cargas laterales y longitudinales.

La aerodinámica, como en Bahrein y Hockenheim, es complicada de definir. Las dos rectas condicionan la elección para combinar una buena velocidad punta en recta que permita al piloto adelantar en condiciones de carrera, con la eficacia necesaria en las curvas.

Es también un circuito de fuertes frenadas, y los ingenieros buscan que el coche sea estable en frenada y en las aceleraciones, ya que muy a menudo el piloto tiene que girar frenando y acelerando de forma simultánea. El motor sufre menos que en otros circuitos y solo se está a fondo el 54,2% de la vuelta.