Todos con el 'Torrero' de Albuñán

E. CEBALLOS

En Albuñán, un municipio granadino de algo menos de 500 habitantes situado a sólo diez kilómetros de Guadix, se vivió el encuentro entre el Stuttgart y el FC Barcelona de una manera muy especial. Y es que sus vecinos se olvidaron de la causa patriótica nacional para animar al cuadro alemán, donde milita el hijo de un antiguo ciudadano natural de la localidad casado con una germana. La sola presencia del ariete Mario Gómez (Riedlingen, 10-7-1985) concitó las simpatías por el conjunto anfitrión de esta población que tiene sus orígenes en los asentamientos íberos de la zona. Vibra con su nuevo ídolo, un atacante de 1,89 y 86 kilos que lleva tres goles en la Bundesliga, designado mejor jugador por la revista 'Kicker' y que debutó con la selección alemana el 7 de febrero contra Suiza (3-1). Parece normal que los albuñaneros jalearan a 'El Torrero' por un simple juego de las palabras 'Tor' (gol, en castellano) y 'rero' (muletilla que hace referencia a uno de los estereotipos más asociados a este país).