El Hércules araña un punto

El partido quedó deslucido por el abundante aguacero que cayó durante los 90 minutos sobre el estadio Helmántico

EFE
Dos salmantinos celebran un gol en la cuarta jornada de liga. /R. I./
Dos salmantinos celebran un gol en la cuarta jornada de liga. /R. I.

El Hércules arañó un punto en el Helmántico ante el Salamanca en un partido condicionado por la lluvia que cayó durante la primera mitad y que dejó el terreno de juego impracticable durante los noventa minutos.

Con este panorama, el espectáculo brilló por su ausencia en un encuentro en el que las jugadas a balón parado cobraron mucho protagonismo, sobre todo tras el descanso. El Salamanca se adelantó en el marcador tras una buena combinación entre Zé Tó y Quique Martín que se quedó solo ante Prats, al que logró batir por bajo.

Pero la alegría apenas duró ocho minutos ya que, en el minuto 17, el panameño Blas Pérez utilizó su fortaleza física y aprovechó los fallos defensivos del Salamanca para servirle un gol en bandeja a Tote, que colocó el empate en el marcador.

Poco más se pudo ver en la primera parte salvo algunas acciones aisladas, una por cada equipo, que apenas llevaron peligro a las áreas del Helmántico.

Se vuelcan los locales

La segunda mitad comenzó con un Salamanca más volcado sobre la portería del Hércules, si bien el peligro, al igual que en la primera parte, llegaba a cuenta gotas y casi siempre en acciones a balón parado.

Con el paso de los minutos, el Hércules comenzó a cobrar protagonismo en el juego ofensivo lo que le generó alguna ocasión de gol y se produjeron jugadas polémicas, como un más que posible penalti de Vasco Fernandes sobre Blas Pérez que el árbitro no señaló. El signo del partido pudo cambiar a falta de cinco minutos para el final cuando Acuña, recogió un buen pase, buscó una buena posición de disparo y chutó fuera por muy poco.