'Félix' se degrada a depresión tropical tras dejar cuarenta muertos en Nicaragua

La ayuda internacional comienza a llegar con cuenta gotas a las zonas devastadas por el huracán

AGENCIAS |MIAMI/MANAGUA
'Félix' se degrada a depresión tropical tras dejar cuarenta muertos en Nicaragua

Dos días después del devastador paso del huracán 'Félix' por la Región Autónoma del Atlántico Norte en Nicaragua, el número de muertos y desaparecidos va en aumento, mientras la ayuda sigue sin llegar a los centros de refugio. El dirigente indígena Brooklyn Rivera aseguró anoche que en los Cayos Miskitos hay cuarenta personas muertas y que no existe una cifra exacta de desaparecidos, aunque se habla de cientos.

"En estos momentos nos estamos preparando para lo peor", precisó el también diputado, que relató que el principal problema para llevar la ayuda desde el Pacífico hacia la región afectada por el ciclón es el transporte, el cual tiene un alto costo. "La única manera de llevar ayuda es vía aérea", subrayó Rivera.

El presidente de la República, Daniel Ortega, que ayer visitó las comunidades más afectadas por 'Félix', ordenó a la Fuerza Aérea regresar a los Cayos Miskitos para continuar la búsqueda de los desaparecidos. "Tienen que hacer el esfuerzo para rescatar a los desaparecidos. Las familias nos están pidiendo otro esfuerzo", afirmó Ortega en el muelle de Puerto Cabezas ante un grupo de personas que esperan noticias de sus parientes desparecidos desde hace dos días.

Una reconstrucción "larga y difícil"

Ortega reconoció que la cifra de muertos se podría multiplicar por el gran número de desaparecidos, sobre todo en comunidades que fueron arrasadas por el huracán y donde el acceso por ahora es imposible. Así lo aseguró tras hacer un recorrido por Bilwi hasta Cabo Gracias a Dios y algunas comunidades. "Más de 50.000 personas que quedaron sin techo y las cifras que manejan todavía son preliminares", precisó.

El presidente anunció que el servicio de energía eléctrica será restablecido dentro de cinco días en Bilwi, mientras que el de agua potable esperará una semana. Ortega informó de que la reconstrucción será "larga y difícil", y lo que urge en estos momentos, más que alimentos -que los hay para diez días-, son materiales de construcción, medicinas y agua potable.

"Hay comunidades que fueron totalmente arrasadas buscando hacia el Triángulo Minero y que no pudimos visitar, entre ellas Santa Martha, Sin Sin y Shasa, pero no tenemos todo el detalle de la cantidad de víctimas, la cantidad de muertos y lesionados, solamente que hay 21 fallecidos, más de 50.000 que quedaron en la calle, sin techo y una cantidad no precisada de desaparecidos", dijo el mandatario.

Más de 200 desaparecidos en el mar

Uno de los habitantes de la zona aseguraba que hay más de 8.000 personas con familiares desaparecidos en el mar. "Hay más de 200 personas que nadie sabe dónde están, pero que antes del huracán estaban en las pangas en los Cayos", cuenta Emilio Panting, panguero que iba rumbo a Cabo Gracias de Dios a buscar a unos familiares desaparecidos.

El jefe del Ejército, Omar Halleslevens, ordenó a la Fuerza Naval y a la Fuerza Aérea seguir con la búsqueda de desaparecidos, mientras Rodolfo Spear, síndico de las comunidades Karata y Dackbm, dijo que ninguna vivienda ha quedado en pie y los afectados ascienden a 2.000, de los cuales el 50% son niños. En esas comunidades también se perdieron los cultivos de arroz, yuca y plátano.

En los refugios abiertos en las horas previas al impacto del huracán todavía no llega la ayuda para los miles de damnificados de los barrios y comunidades aledañas que dejó el huracán 'Félix', tras golpear la ciudad de Bilwi en la madrugada del martes.

Distribución de ayuda

Dos días después del desastre muchas personas todavía duermen a la intemperie y al igual que en los refugios están a la espera de alimentos, agua y medicamentos. En algunos refugios los damnificados seguían esperando con ansiedad la ayuda humanitaria. "No tenemos techo, no tenemos agua", dijo Carmen Ugarte, cuya casa ha servido de albergue para 35 personas.

Ante esta situación, el director ejecutivo del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), dijo que se entregarán paquetes de arroz, frijoles, harina y aceite para ocho días, que permita alimentar a siete personas.

Mientras, la ayuda internacional para los miles de damnificados comenzó a llegar ayer a Puerto Cabezas. Los primeros países en hacer llegar su cooperación fueron Honduras y Estados Unidos. Por la tarde un avión del Ejército hondureño aterrizó en el aeropuerto de Puerto Cabezas con alimentos y personal médico. Mientras tanto, el Gobierno de Estados Unidos envió un avión con medicamentos y personal médico.