El Papa advierte a los traficantes de drogas: «Dios os pedirá cuentas»

Ha visitado en su cuarto día en Brasil la Hacienda de la Esperanza que acoge a enfermos de sida, drogodependientes y madres solteras

EFE | APARECIDA
El Papa advierte a los traficantes de drogas: «Dios os pedirá cuentas»

El papa Benedicto XVI ha pedido hoy a los traficantes y distribuidores de drogas que "reflexionen" sobre el mal que causan a multitudes de jóvenes y de adultos en toda la sociedad y les ha advertido: "Dios os pedirá cuentas de lo que estáis haciendo".

El Pontífice ha hecho estas manifestaciones ante unos 6.000 invitados, entre ellos unos 2.000 jóvenes que se rehabilitan en centros de la Hacienda de la Esperanza, en el de Piedrinhas, del municipio de Guaratiguentá, cerca del santuario mariano de Aparecida, que hoy visitó.

"Me dirijo a los traficantes de droga para que reflexionen sobre el daño que están haciendo a multitudes de jóvenes y de adultos de todos las clases sociales: Dios os pedirá cuentas de lo que estáis haciendo. La dignidad humana no puede ser pisoteada de este modo", dijo el Pontífice.

Sus palabras recordaron las pronunciadas en 1993 por Juan Pablo II cuando visitó la localidad italiana de Agrigento, en Sicilia, y con voz enérgica, exigió a la mafia que se "arrepintiera". "Pentitevi" (arrepentíos), clamó entonces el Papa, una advertencia recordada hoy, cuando con la misma decisión Benedicto XVI advirtió a los traficantes de que Dios les pedirá cuentas.

Sentido de la reinserción social

La Hacienda de la Esperanza fue creada en 1983 por iniciativa del franciscano alemán Hans Stapel. Cuenta actualmente con 43 comunidades presentes en Brasil, México, Guatemala, Paraguay, Argentina, Mozambique, Alemania, Rusia y Filipinas. Además de drogodependientes, también acoge a madres solteras, familias o personas necesitadas y enfermos de Sida en fase terminal.

Hoy el Papa resaltó que gracias a la terapia, que incluye la asistencia médica, psicológica y pedagógica, pero también muchas plegarias, trabajo manual y disciplina, "son ya muchas las personas, sobre todo jóvenes que han logrado liberarse de la dependencia química del alcohol y recuperar el sentido de la vida".

Benedicto XVI añadió que la reinserción en la sociedad constituye "sin duda, una demostración de la eficacia de esta iniciativa, que tiene como base espiritual el carisma de San Francisco y la espiritualidad del Movimiento de los Focolares". Agregó el pontífice que lo que más llama la atención y confirma la validez del trabajo "son las conversiones, el reencontrarse con Dios y la participación activa en la vida de la Iglesia".

Tras la visita al centro de Piedrinhas, el Papa regresó a Aparecida, donde almorzará con los responsables de la V Conferencia general del Celam en el Seminario "Bom Jesús", donde se aloja desde la noche de ayer viernes, cuando llegó procedente de Sao Paulo.

La jornada de hoy concluirá con el rezo del rosario en el Santuario de Aparecida, situado a 170 kilómetros al norte de Sao Paulo y visitado anualmente por ocho millones de fieles. El Pontífice estará acompañado por unos 40.000 fieles.