Los ex trabajadores de la FUA lamentan que la Junta y el Gobierno "se pasen la pelota la una a la otra"

Critican que lo que buscan ambos "es que no quedemos nadie" de los ex empleados

E. P. | ANDÚJAR

El presidente de la asociación que engloba a los antiguos trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA), en la provincia de Jaén , José Soto, lamentó hoy que la Junta de Andalucía y el Gobierno central "se pasan la pelota la una a la otra".

Soto consideró "correcto" y que está "bien" que la Junta de Andalucía haya reconocido el "error" cometido por el Ministerio de Trabajo por emitir una nota de prensa en la que decía se había declarado a la enfermedad profesional al 25 por ciento de los ex empleados de la FUA, ya que, según recalcó, "a ninguno se le ha reconocido la enfermedad profesional".

Además, insistió en precisar que ellos nunca se han opuesto a someterse a nuevos reconocimientos médicos y que, de hecho, todavía no les han informado ni remitido escrito alguno sobre dónde tendrían que acudir para hacerse esos exámenes.

De igual modo, el presidente de la asociación de antiguos trabajadores de la FUA incidió en que la plantilla de la FUA estaba compuesta por 126 personas y que son estos y no más los ex empleados los que trabajaban "al pide del uranio" y manipulándolo.

"Cansados"

En este mismo sentido, Soto manifestó que ya están "cansados" de que entre la Junta de Andalucía y el Gobierno central "se pasen la pelota" sin aportar soluciones, por lo que criticó que "lo que buscan es que no quedemos nadie" de los ex empleados.

Con respecto al hecho de que haya sido el consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Gaspar Zarrías, quien haya pedido disculpas por una nota remitida por el Gobierno central, el presidente de la asociación alegó que "entre todos tienen la faena", pero que por parte del Ministerio también tendrían que pedir disculpas.

En último lugar, Soto afirmó su firme intención de "seguir diciendo la verdad" sobre todo este caso, una actitud que contrastó con la que mantienen los políticos tanto del Ayuntamiento de Andújar, como de la Junta de Andalucía y del Gobierno central.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales y la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía firmaron a finales del mes de febrero del año pasado el protocolo mediante el que se establecían actuaciones conjuntas dirigidas a la valoración médica de los antiguos trabajadores de la FUA. El ministro Caldera explicó entonces que esta iniciativa pretende demostrar que los fallecimientos y las enfermedades de estos trabajadores "son consecuencia" de haber estado expuestos a radiaciones ionizantes sin la protección adecuada durante los 22 años de actividad de la FUA, entre 1959 y 1981.

Según los últimos datos conocidos, más de 50 trabajadores de la FUA han fallecido "a causa del cáncer, degeneraciones ósea o problemas pulmonares y de riñón", razón que impulsó al colectivo de ex trabajadores a presentar una reclamación administrativa ante el Gobierno. Estos ex empleados se han sometido a unos reconocimientos médicos en profundidad, auspiciados por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, para intentar detectar las posibles incidencias de las radiaciones sobre su salud.

De hecho, en el año 2002, el hospital de Andújar realizó una nueva revisión a 48 trabajadores y 115 familiares, mientras que en 2005 se desarrolló un tercer estudio en Granada con 43 pacientes. Como resultado de estas pruebas, se ha detectado problemas respiratorios, cardiológicos y renales en los trabajadores, así como tres casos con tumores que ya han sido derivados a los centros sanitarios correspondientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos