May deja a su país ante su Acuerdo o la marcha abrupta

La primera ministra británica, Theresa May. /Efe
La primera ministra británica, Theresa May. / Efe

La primera ministra se inviste con la autoridad de todos los británicos, burla al Parlamento y causa desconfianza en Bruselas con su petición de una demora corta

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

La primera ministra británica, Theresa May, se invistió este miércoles por la noche con la autoridad de toda la población -«Yo estoy en vuestro lado»- y desacreditó al Parlamento -«Estáis cansados de que los diputados solo hablen del 'brexit'»- en un mensaje televisado con más de media hora de retraso sobre la hora anunciada para confirmar su «profundo lamento» por tener que retrasar el 'brexit'.

May había comunicado antes en la Cámara de los Comunes que en su carta al Consejo Europeo solicita una extensión corta del 'brexit', previsto para el 29 de marzo, hasta el 30 de junio. Su intención es someter el Acuerdo de Salida a una tercera votación la próxima semana y necesita después tiempo para introducir la legislación necesaria.

El anuncio y la respuesta del presidente del Consejo, Donald Tusk, prometiendo una prorroga más corta una vez que el Acuerdo sea aprobado, descadenó una jornada de alta tensión, en la que la primera ministra se reunió con la oposición, miembros de su Gabinete partidarios de la marcha de la Unión Europea y renunció a asistir a una asamblea de su grupo parlamentario.

Cómo sortear a Bercow

May no explica el procedimiento que empleará para sortear la negativa que el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, planteó el pasado lunes a que se someta a votación por tercera vez el Acuerdo, si no hay cambios sustanciales con respecto a la versión que fue rechazada por segunda vez hace diez días.

El anuncio de May confirma su alianza final con el sector 'brexiter' del Gabinete. La primera ministra empleó un lenguaje fuerte en la sesión semanal de preguntas, reprochando al Parlamento que haya rechazado su acuerdo y todas las alternativas, algo que ha sido contestado por varios diputados de la oposición, que la acusan a ella de causar este enredo.

La 'premier' falló al evaluar las opiniones de su grupo parlamentario y de algunos ministros

«Nunca he sentido más vergüenza de pertenecer al Partido Conservador», dijo el diputado Dominic Grieve en un debate urgente del Parlamento tras el anuncio. «Podría haber llorado», añadió, recordando que es miembro del partido desde hace cuarenta años y que es amigo personal de May. Acusó al Gobierno de engañar al Parlamento.

Grieve fue coautor de una propuesta, presentada el pasado jueves, para que el Parlamento organizase una serie de votaciones indicativas para encontrar qué versión del 'brexit' tiene más apoyo. Fue derrotada por dos votos después de que el viceprimer ministro, David Lidington, asegurase que sería «totalmente imprudente» no solicitar una extensión larga del plazo del 'brexit' si el Acuerdo de Salida no era aprobado antes del Consejo Europeo. Esa prórroga larga permitiría organizar esas votaciones.

Errores

El Gobierno se desentiende de su promesa, pero los 'brexiters' más firmes advierten a May de que la marcha de la UE debe producirse el 29, señalando su intención de votar contra el Acuerdo y de impulsar una salida abrupta, a la que la primera ministra estaría comprometida, si no dimite tras perder la tercera votación, por rechazar un 'brexit' más allá de junio.

La carta de May no podía inspirar confianza en la UE. En noviembre pactó un Acuerdo de Salida que no se atrevió a presentar hasta el 15 de enero. Fue rechazado por 230 votos. Hace dos semanas, la negociación para moldear la evaluación jurídica del Acuerdo por el Abogado General del Gobierno, Geoffrey Cox, desembocó en tres documentos sellados en horario nocturno por May y Jean-Claude Juncker. Cox no modificó su opinión. Acuerdo y documentos fueron rechazados por 149 votos.

La primera ministra reprocha al Parlamento su conducta, pero ella parece haber cometido errores evidentes en la evaluación de las opiniones de su grupo parlamentario e incluso de ministros de su Gabinete. Aun así, insiste en que la plasmación de lo que quieren los 17 millones de votantes a favor del 'brexit' en junio de 2016 es su Acuerdo con la UE.

Más información: