Golpes de papel contra May ante la gran decisión

La primera ministra británica, Theresa May./Reuters
La primera ministra británica, Theresa May. / Reuters

Ministros y poderosos diputados habrían pedido la dimisión de la líder a cambio de apoyar el Acuerdo de Salida

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres

Ministros del Gobierno británico estarían pidiendo a Theresa May su dimisión para que la aprobación del Acuerdo de Salida, rechazado dos veces por el Parlamento, sea posible. Los medios británicos afirman que el resultado de lo que califican como un 'golpe' sería el nombramiento de un primer ministro interino. Se mencionaba al vice primer ministro, David Lidington, y al responsable de Medioambiente, Alimentación y Asuntos Rurales, Michael Gove.

Parlamentarios 'brexiters' influyentes, alguno con aspiración al liderazgo, como el exalcalde de Londres, Boris Johnson, fueron invitados por May a la residencia campestre de los primeros ministros, Chequers, a unos setenta kilómetros del centro de Londres. El Gabinete se reúne mañana lunes, antes de afrontar una semana decisiva sobre el 'brexit'.

El comportamiento errático de May habría llamado a la acción. Incumplió el miércoles promesas de sus ministros sobre la posibilidad de una prórroga larga de la marcha de la Unión Europea (UE), dirigió un mensaje televisado a la nación que causó perplejidad o enojo y se ausentó de la segunda jornada del Consejo Europeo, tras rectificar lo que había dicho la víspera y aceptar la imposición de un nuevo calendario del 'brexit' por los líderes de la UE.

Según 'The Sunday Times', responsables de la Cámara de los Comunes han preparado un protocolo sobre cómo evacuar del recinto a la primera ministra si se desmaya durante alguna de sus intervenciones. La pérdida de voz añadió dramatismo al aparente agotamiento de May, que es diabética y mantiene en los últimos meses una actividad incesante.

Escisión

Los nombres barajados para un liderazgo interino ilustran las dificultades de encontrar alternativas a May. Lidington fue secretario general para Europa desde 2010 hasta el referéndum de 2016, en el que defendió la permanencia en la UE. Gove fue uno de los principales protagonistas de la campaña conservadora por la marcha. Ambos han defendido el Acuerdo de Salida pactado el pasado noviembre.

Lidington afirmó en un debate sobre las prórrogas del 'brexit', la pasada semana, que no solicitar una extensión larga del plazo de decisión sería «totalmente imprudente» si el Acuerdo es de nuevo rechazado. Gove advirtió recientemente, en un discurso al sindicato de agricultores, NFU, de que la marcha abrupta causaría un daño devastador en áreas del sector agroalimentario.

La salida sin acuerdo ha ganado sin embargo numerosos partidarios en el grupo parlamentario y entre los miembros del Partido Conservador, aunque posiblemente pierdan en los Comunes la votación sobre el proyecto de ley que modifica la fecha del 'brexit', 29 de marzo, para introducir el nuevo calendario. Portavoces de Downing Street afirman que lo introducirán en la primera hora del lunes.

Lidington y Gove comparecieron ante las cámaras para negar en términos convincentes, especialmente el primero, que quiera sustituir a May. Pero las noticias sobre 'golpes' son, además de una manera de vender periódicos en domingo, tras otra semana de monotema 'brexit', el síntoma de la inminencia de decisiones trascendentes.

En el grupo parlamentario 'tory' hay juramentados en forzar la salida sin acuerdo y otros quieren colaborar con la oposición para ver qué versión del 'brexit' tiene mayoría en la Cámara de los Comunes y definirla y negociarla en una prórroga larga. Optar por una opción u otra podría quebrar el mandato de May y también la unidad del partido en el Gobierno. La aprobación del Acuerdo de Salida permitiría quizás aplazar la batalla a otro día, pero ni siquiera May parece segura de convocar una tercera votación.

Más información