El Daesh se debilita pero mantiene su capacidad para atacar, según la ONU

Un voluntario tapa pintadas a favor del Daesh en un muro de Mosul./
Un voluntario tapa pintadas a favor del Daesh en un muro de Mosul.

El grupo yihadista acusa la caída de sus ingresos procedentes del petróleo, las extorsiones y su menor capacidad para reclutar a nuevos miembros

COLPISA / AFPnueva york

El grupo yihadista Daesh se está debilitando a nivel militar por la caída de sus ingresos procedentes del petróleo, las extorsiones y su menor capacidad para reclutar a nuevos miembros, según un informe de la ONU difundido este lunes.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha precisado de todas formas que el Daesh sigue siendo una amenaza y "se está adaptando parcialmente" a sus pérdidas en el campo de batalla.

"Daesh está militarmente a la defensiva en varias regiones como Afganistán, Irak, Libia y Siria", ha manifestado el titular de la ONU en un informe que entregó el jueves al Consejo de Seguridad. Sus recursos económicos están disminuyendo, obligándole a operar con un "presupuesto de crisis", ha asegurado.

Los ingresos del contrabando de petróleo, procedente principalmente de la provincia siria de Deir Ezzor (noreste), pasaron de 500 millones de dólares en 2015 a 260 millones el año pasado.

El informe pide a los gobiernos estar alerta ante los posibles esfuerzos del Daesh por encontrar nuevas maneras para financiarse. En este sentido, podría secuestrar a periodistas y trabajadores humanitarios que viajen a zonas retomadas por los yihadistas.

El flujo de combatientes extranjeros a Siria e Irak también ha bajado por las medidas de seguridad establecidas por las autoridades de otros países, así como por la "menor atracción" que despierta el grupo, ha señalado Guterres. "La capacidad del Daesh por atraer nuevos reclutas está disminuyendo y los combatientes están abandonando cada vez más el campo de batalla", ha afirmado.

El Consejo de Seguridad se reunirá el martes para comentar el informe, coincidiendo con el encargo del presidente Donald Trump para que los altos mandos militares de Estados Unidos diseñen un nuevo plan para derrotar al grupo extremista.

Las fuerzas iraquíes avanzan para expulsar a los yihadistas de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, que fue conquistada en 2014 y declarada capital de su califato.