El Ejército iraquí avanza sobre últimas posiciones del Daesh en el noreste de Mosul

Soldados iraquíes patrullan en el barrio de Al Arabi (Mosul)./
Soldados iraquíes patrullan en el barrio de Al Arabi (Mosul).

Se ha hecho con el control del barrio de Al Arabi, después de varios días de intensos combates, en los que los combatientes radicales han ofrecido mucha resistencia

EFEmosul

El Ejército iraquí se ha hecho hoy con el control de uno de los dos últimos barrios residenciales que habían permanecido en manos del grupo terrorista Daesh en el noreste de la ciudad de Mosul y ha avanzado en la zona frente a los yihadistas.

El comandante de las operaciones militares en la provincia de Nínive -cuya capital es Mosul-, el general Nayem al Yaburi, ha informado de que la 16 División del Ejército finalemente se ha hecho con el control del barrio de Al Arabi, después de varios días de intensos combates, en los que los combatientes radicales han ofrecido mucha resistencia.

Ahora los uniformados controlan sus calles, aunque residentes del distrito aseguran que aún se pueden escuchar disparos y que han caído proyectiles de mortero sobre Al Arabi, ubicado en el extremo nororiental de Mosul.

Uno de sus habitantes, Hamid Mayid, ha conseguido huir hacia zonas más seguras a horas tempranas con toda su familia: cuatro hijos adolescentes -dos chicos y dos chicas- y su mujer.

La familia ha dicho estar feliz y agradecida por haber podido escapar finalmente del Daesh y de la violencia, ya que permanecieron en Mosul desde la irrupción de los extremistas en junio de 2014 y tras el comienzo de la ofensiva gubernamental sobre la ciudad el pasado 17 de octubre.

Mayid ha explicado que en los pasados días, en los que las tropas lucharon para liberar Al Arabi del yugo de los yihadistas, la situación fue muy difícil para él y su familia, que se alimentaron sólo de patatas, pan y crema de sésamo.

También ha destacado que la vida no fue mucho mejor en los pasados meses, en los que el Daesh les mantuvo prácticamente aislados del exterior y a Mosul no llegaban apenas verduras o frutas, ni otros productos frescos, en muchas ocasiones ni siquiera agua potable.

Lo primero que ha hecho hoy el hombre de unos 50 años ha sido afeitarse la canosa barba, que los radicales le obligaban a llevar larga, como a todos los varones. "Daesh ha destruido todo, nos ha hecho sufrir mucho", ha asegurado Mayid, aunque no ha escatimado en críticas a las fuerzas de seguridad iraquíes, que en 2014 se retiraron ante el avance de la organización radical y abandonaron a los habitantes de Mosul a su destino.

Los residentes que han vivido bajo el dominio yihadista durante más de dos años y medio se sienten aliviados por la entrada de las fuerzas gubernamentales, pero no olvidan lo que han tenido que padecer en este tiempo.

Mientras, las tropas siguen luchando en otras zonas del noreste de Mosul, principalmente en el barrio de Al Rashidiya, y han podido controlar el de Al Malayín, informó a Efe el comandante de las Operaciones Conjuntas, general Abdelamir Yaralá.

Unidades castrenses, junto a las fuerzas de la Guardia de Nínive, que están desplegadas en el frente norte, también se hicieron con el control de la zona de Al Biná al Yahez y de la carretera que lleva a la ciudad de Duhuk, en la vecina región del Kurdistán iraquí.

Durante las operaciones en Al Malayín, falleció el coronel Sabhan Hasan Ismael al Yaburi, líder de la brigada 71 de la división de Infantería XV, anunció Yaralá.

Mientras, la aviación gubernamental y la de la coalición internacional liderada por EE UU abatieron a varios miembros del Daesh y destruyeron dos vehículos bomba, una lanzadera de proyectiles de mortero y más armamento de los radicales.

Asimismo, las unidades de la IX división blindada consiguieron abrir y asegurar el control de la carretera entre la zona de Bauiza, ubicada en la periferia nororiental de Mosul, con la localidad de Telkif, 15 kilómetros al norte de la urbe.

Telkif es la última zona de mayoría cristiana que ha permanecido en manos de los yihadistas en los alrededores de la ciudad de Mosul, donde otras localidades fueron recuperadas por las tropas entre finales de octubre y principios de noviembre.

El ejército lanzó una ofensiva sobre Telkif hace cuatro días, pero no ha conseguido avanzar sobre la población y la comarca, en la que controlan parte del territorio, pero aún no han podido expulsar definitivamente a los radicales.

Desde el pasado 17 de octubre, las fuerzas iraquíes conjuntas -Ejército, Policía y cuerpos especiales, además de milicias progubernamentales- están intentando recuperar todos los territorios que el EI conquistó en el norte de Irak, su último bastión en el país.