Un bombardeo del régimen sirio deja 44 civiles muertos al norte del país

Imagen de la provincia de Idleb tras un atentado anterior./
Imagen de la provincia de Idleb tras un atentado anterior.

Casi toda la provincia de Idleb está en poder del Frente al Nusra, excluido de la tregua vigente entre el Gobierno sirio y la oposición armada desde el 27 de febrero pasado

EFEel cairo

Al menos 44 civiles fallecieron hoy en bombardeos de la aviación del Ejército sirio sobre dos localidades de la provincia de Idleb, en el norte del país, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Al menos 37 civiles, entre ellos dos niños y cuatro mujeres, perdieron la vida en la localidad de Maarat al Nuaman, en un bombardeo sobre un mercado de verduras. Por otra parte, otros siete civiles murieron en bombardeos aéreos sobre varias zonas de la población de Kafranbel, también en Idleb, según el Observatorio.

La ONG, que dispone de una amplia red de activistas sobre el terreno, señaló que las víctimas mortales pueden aumentar porque hay heridos en estado grave, aunque no especificó el número de los mismos.

El Observatorio elevó la cifra de los muertos en los bombardeos gubernamentales en la provincia de Idleb en el día de hoy de ocho a 44. Anteriormente, había informado de que cinco civiles, entre ellos un niño, fallecieron en Kafranbel y otros tres perecieron en Maarat al Nuaman.

Conversaciones de paz en Ginebra

Casi toda la provincia de Idleb está en poder del Frente al Nusra -filial siria de Al-Qaida- y de facciones rebeldes aliadas de tendencia islamista. El grupo está excluido de la tregua vigente entre el Gobierno sirio y la oposición armada desde el 27 de febrero pasado, que en los últimos días ha sufrido numerosas violaciones, haciendo colapsar las actuales conversaciones de paz en Ginebra.

La oposición siria condenó de forma firme las "dos masacres" cometidas hoy por las tropas del presidente Bachar El-Asad y aseguró que estas "se suman a una serie de crímenes horribles y violaciones continuadas por parte del régimen desde el inicio de la tregua" en Siria. Asimismo, denunció en un comunicado la "escalada peligrosa" de la violencia y los "bombardeos sobre mercados populares llenos de civiles, lo cual es un acto criminal bárbaro".

La oposición pidió a la comunidad internacional que tome "medidas reales y eficaces" frente a "la estrategia criminal de Al Asad" en la que los civiles son "rehenes del proceso de negociación" auspiciado por la ONU, que la delegación opositora abandonó hoy.