El periodista australiano de Al-Jazeera apela al perdón del presidente egipcio

Peter Greste./
Peter Greste.

"En ausencia de cualquier prueba en nuestra contra, la única conclusión que uno puede alcanzar es que el veredicto tuvo una motivación política", afirma Peter Greste

EFE Sídney

El australiano Peter Greste, uno de los tres periodistas de la cadena catarí Al-Jazeera condenados a tres años de cárcel en Egipto, ha apelado este domingo al perdón del presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi. "En ausencia de cualquier prueba en nuestra contra, la única conclusión que uno puede alcanzar es que el veredicto tuvo una motivación política", afirma Greste, que fue condenado en rebeldía ya que fue deportado a Australia el pasado febrero.

Más información

"El presidente Sisi ahora tiene la oportunidad de deshacer esta injusticia, corregir esta injusticia. Los ojos el mundo está sobre Egipto", ha señalado el periodista, según la cadena australiana ABC. "Depende del presidente Sisi hacer lo que dijo que haría antes que es que nos perdonaría una vez que fuéramos condenados", ha añadido.

Greste no tendrá que cumplir la condena, pero sus compañeros, el egipcio Baher Mohamed y el canadiense Mohamed Fahmy, fueron detenidos sin poder despedirse de sus familiares el sábado tras escuchar el veredicto en un tribunal de El Cairo. La Justicia egipcia condenó a tres años de prisión a los tres periodistas por "difundir noticias falsas para dañar a Egipto", en un proceso muy criticado por ONG internacionales y que la abogada de uno de los procesados calificó de "fiasco". Junto a ellos, otros tres imputados fueron encontrados culpables de los mismos cargos, entre los que se encontraba el de trabajar en el país sin los permisos pertinentes.

Detenidos en el Marriott

El caso es conocido en Egipto como el de 'la célula del Marriott', por ser ese el hotel de la capital donde los periodistas tenían sus oficinas y donde fueron detenidos tras el golpe de Estado del 3 de julio de 2013. El Gobierno y el presidente de Egipto han sostenido en varias ocasiones que no hay ningún periodista encarcelado en el país por delitos relacionados con la libertad de expresión o por el ejercicio de su profesión.

Sin embargo, para numerosas ONG, como la organización de defensa de los Derechos Humanos Amnistía Internacional (AI), los veredictos de son una "afrenta contra la justicia y suenan como si fueran la pena de muerte para la libertad de expresión en Egipto". La televisión catarí Al Yazira fue uno de los canales que más voz dio a los Hermanos Musulmanes y a sus simpatizantes tras la asonada militar que derrocó en 2013 al presidente islamista Mohamed Mursi, dirigente de la cofradía.