Amnistía Internacional pide a Israel que evite un castigo colectivo

El presidente de Israel, Shimon Peres (d), hablaa durante el funeral colectivo de los tres jóvenes israelíes secuestrados y asesinados/
El presidente de Israel, Shimon Peres (d), hablaa durante el funeral colectivo de los tres jóvenes israelíes secuestrados y asesinados

Condena el asesinato de tres jóvenes israelíes e insiste en que los culpables deben ser llevados ante la Justicia

EFE JERUSALÉN

La organización internacional de defensa de los Derechos Humanos Amnistía Internacional ha asegurado que el asesinato de los tres jóvenes israelíes secuestrados el pasado 12 de junio es un crimen injustificable pero advirtió a Israel que no debe suponer "un castigo colectivo para los palestinos".

En un comunicado, el director para Oriente Medio y el Norte de África de la citada organización, Philip Luter, condenó el asesinato e insistió en que los culpables deben ser llevados ante la Justicia.

"Nada puede justificar esos secuestros y asesinatos, que de nuevo condenamos. Los responsables de los mismos deben ser llevados ante la justicia", afirmó. "Pero la justicia no se puede hacer buscando venganza e imponiendo un castigo colectivo, o violando otros derechos de los palestinos. Al contrario, las autoridades israelíes deben hacer una investigación completa e imparcial que lleve a juzgar a los sospechosos en juicios justos", agregó. "La lógica del ojo por ojo solo incrementa la posibilidad de nuevas violaciones de los derechos humanos y los abusos que ya sufren palestinos e israelíes. Es necesario pararlo de inmediato", concluyó.

Los tres jóvenes, Eyal Yifrach, de 19 años, y Gilad Shaer y Naftali Frenkel, ambos de 16, desaparecieron el pasado 12 de junio cuando hacían autostop a la salida de la escuela religiosa en un cruce cercano al bloque de colonias de Gush Etzion y la ciudad palestina de Hebrón.

Sus cuerpos sin vida, al parecer tiroteados, fueron hallados el lunes en un descampado cercano a esta ciudad palestina, sepultados bajo un montón de piedras, no muy lejos de donde fueron secuestrados.

El Ejército israelí mantiene ahora sellada la zona y busca a los dos presuntos autores del asesinato, a los que ha identificado como Amer Abu Aysha, de 33 años, y Marwan Kawasme, de 29 años, ambos miembros del ala militar del movimiento islamista Hamas.

Anoche, unidades de combate israelíes registraron las casas de ambos y destruyeron parte de la de Abu Aysha, en busca de pistas que lleven a su detención y esclarezcan si actuaron por iniciativa propia o por orden del grupo, que ha negado conocer la operación.

Un palestino murió por disparos del Ejército israelí y otros tres fueron arrestados durante este operativo, según fuentes militares. A este respeto, Human Rights Watch también denunció hoy que "el daño innecesario de las viviendas familiares de los sospechosos que supuestamente no están involucrados en el asesinato puede considerarse un castigo colectivo". "Realizar este tipo de acciones antes de que ningún sospechoso haya sido acusado va en contra de los procedimientos básicos del derecho", recordó.

En este sentido, HRW señaló que también observa la actuación de las tropas israelíes, que desde que los jóvenes fueron dados por secuestrados han arrestado a cerca de medio millar de personas en Cisjordania, en su mayoría miembros de Hamas, mientras que siete personas murieron en acciones del Ejército. "El asesinato de los tres adolescentes es horrible, pero no puede justificar abuso alguno por parte de la fuerzas israelíes. El Ejército israelí debe responder a esos terribles asesinatos de acuerdo con la ley internacional", concluyó HRW.