Nicolás Maduro echa el cierre a su frontera con Brasil para evitar la entrada de la ayuda humanitaria desplegada

Se estrecha el cerco a Nicolás Maduro entre sus países vecinos. Estados Unidos, Colombia y ahora también Brasil se suma al suministro de ayuda humanitaria. El gobierno de Bolsonaro no contempla injerencias militares y anunció que se limitaba a desplegar sus víberes en la frontera, en el estado de Roraima, el subterfugio de miles de venezolanos. Pero la respuesta del líder chavista demuestra que no le tiembla el pulso. Blinda su frontera con Brasil para evitar que alimentos y medicinas entren en avalancha a Venezuela, como prevé para el próximo sábado Juan Guaidó. Con la movilización de miles de voluntarios. Ahora, la atención la acapara Cúcuta frontera con Colombia, que Maduro también estudia cerrar a cal y canto. Con esos dos puntos estratégicos a punto de ser anulados, está por ver cuáles van a ser ahora los movimientos de estos países. Para que la promesa de entrada de la ayuda humanitaria por fin se cumpla.