Macron prohíbe las protestas en los Elíseos tras la increíble devastación provocada por los 'chalecos amarillos'

Destrozado y carbonizado han quedado más de 80 locales en París. Es la devastadora huella de los chalecos amarillos, con un coste de 170 millones de euros. La imagen que más se repite tras un fin de semana de brutales sabotajes, asaltos y saqueos que rebrotan. Los comercios están precintados y en los casos más extremos con pocas opciones de salvar algo. Grandes firmas todavía permanecen tapiadas anticipándose a los ataques. Panorama que los turistas describen como "trágico" y "desolador". Un nuevo estallido de violencia, que tiene en jaque al Gobierno y cuya respuesta ha sido del mismo calibre. Los 'chalecos amarillos' no podrán pisar los Campos Elíseos. Emmanuel Macron prohíbe todas las manifestaciones para que este emblemático punto deje de ser el campo de batalla en el que se ha convertido. Respuesta drástica que se ha cobrado también el puesto del jefe de la policía francesa. Con las críticas de la oposición de fondo por el escaso despliegue policial para contener semejante violencia.-Redacción-