Guaidó pide ayuda al Papa para «conseguir el fin de la usurpación» de Maduro

Juan Guaidó. /Reuters
Juan Guaidó. / Reuters

El líder opositor venezolano descarta una mesa de negociación con el Gobierno porque sería «una tomadura de pelo para el pueblo»

DARÍO MENORCorresponsal en Roma (Italia)

«Hago un llamamiento para que todos los que puedan ayudarnos, como el Santo Padre y el resto de la diplomacia, puedan colaborar para conseguir el fin de la usurpación, un gobierno de transición y llevar a Venezuela lo antes posible a elecciones verdaderamente libres». El líder opositor Juan Guaidó, autoproclamado presidente 'ad interim' del país caribeño, siguió ayer la línea marcada por Nicolás Maduro y pidió igualmente al Papa Francisco que intervenga para tratar de desatascar la crisis política y social venezolana, pero con una sustancial diferencia. Mientras que el líder bolivariano rogó al Pontífice que ejerciera de mediador para poner en marcha una negociación con la oposición, Guaidó reclamó la ayuda del obispo de Roma para conseguir que deje el poder el actual Gobierno de Caracas.

En una entrevista con el canal de televisión italiano Skytg24, el presidente de la Asamblea Nacional descartó tajantemente que esté dispuesto a sentarse en una mesa de negociación con Maduro. «Ahora no, lo hemos hecho ya tres veces en el pasado reciente», explicó el líder opositor, para el que la invitación a un diálogo por parte de las autoridades bolivarianas es sólo una forma de «ganar tiempo y de tomarle el pelo al pueblo venezolano». A su juicio, en este momento ya no es posible entablar un diálogo entre las dos partes porque no serviría para responder a las «necesidades inmediatas de nuestra gente». En el vuelo de vuelta a Roma tras su viaje a Emiratos Árabes Unidos, el Papa se mostró dispuesto a mediar en Venezuela, pero únicamente si «las dos partes estaban de acuerdo».

Guaidó no sólo imploró la ayuda de Jorge Mario Bergoglio para apartar del poder a Maduro, pues también aprovechó la entrevista con la televisión italiana para invitar al Papa a que visite Venezuela. «Es un país muy católico, muy devoto, de gran tradición religiosa», dijo. Más allá de que la agenda de viajes pontificios está cargada hasta 2020, parece difícil que Bergoglio se atreva a aceptar una invitación para desplazarse a la nación caribeña antes de que se aclare la situación política y se logre una cierta estabilidad social. El escenario actual está en las antípodas. «Lo más dramático es el derramamiento de sangre que hay en curso», reconoció Guaidó, que culpó a «quien usurpa el Palacio Presidencial» de la muerte de decenas de manifestantes en las protestas de las últimas semanas contra Maduro.

 

Fotos

Vídeos