La historia de Trump como hombre hecho a sí mismo se desmorona

Trump. / Foto: Efe | Vídeo: Atlas

Recibió de su padre el equivalente a más de 413 millones de dólares que, según el diario, llegaron al mandatario gracias a «dudosas argucias impositivas»

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York

Al autor del 'Arte del Trato' le gusta presumir de haber construido su imperio él solo, pero una de las investigación del New York Times revela que Donald Trump ya ganaba 200.000 dólares al año a los tres años y era millonario a los ocho, cortesía de su padre. Durante sus 40 y 50 recibía de él más de cinco millones anuales en «préstamos» que nunca devolvió, cifra que aumentaba cada vez que se embarcaba en proyectos caros.

Fred Trump se encargó de repartir su fortuna entre sus hijos desde la más tierna edad para evitar impuestos de sucesión y acabó transfiriéndole al actual presidente el equivalente de 413 millones de dólares. Buena parte de esos fondos le llegaron mediante un sistema «dudoso» de evasión de impuestos durante los 90, que en algunos casos el rotativo califica de «fraude descarado».

La veracidad de la acusación tendrá que dirimirla las autoridades neoyorquinas que sin duda habrán tomado nota del reportaje de investigación de más de 13.000 palabras que supone uno de los más extensos que haya publicado el rotativo en su historia. Para ello ha revisado más de 100.000 páginas.

El abogado del presidente de los Estados Unidos niega rotundamente las acusaciones y el propio presidente ha sostenido que tuvo que devolver a su padre el dinero prestado con intereses. El New York Times apunta también otras acusaciones que no ha podido probar, pero sabe que Fred Trump llegó a sacar 50 millones de su fortuna en los mismos años en los que su hijo se enfrentaba a la bancarrota, sin que se halla encontrado rastro de a dónde fue a parar esa extraordinaria suma. El patriarca incluso compró un 7,5% del Trump Palace que construía su hijo por 15,5 millones de dólares, pero lo vendió cuatro años después por apenas 10.000 dólares. Además, puso su propio patrimonio como garantía para los prestamos bancarios que solicitó. Una radiografía que transforma al hombre hecho a sí mismo del que presume en un afortunado hijo de papá.

Fotos

Vídeos