José Andrés reta a Trump y sirve comida gratis a los funcionarios americanos

José Andrés reta a Trump y sirve comida gratis a los funcionarios americanos

El popular cocinero español ofrece en Washington café y menús a los afectados por el cierre de la administración

MIGUEL ROJO

No hay ocasión en la que el chef español José Andrés no se ponga en marcha para ayudar a los demás cuando observa alguna necesidad en cualquier parte del mundo. Él es la cabeza visible de World Central Kitchen, una institución solidaria que se instala en cualquier lugar del mundo donde se hayan producido desastres o catástrofes naturales para dar de comer a los damnificados. En esta ocasión, ha salido en ayuda de los funcionarios norteamericanos afectados por el cierre parcial de la administración federal, que está bloqueada a causa del enfrentamiento entre el presidente Trump y los demócratas. Estos últimos no están dispuestos a abrirle el grifo del gasto si este no financia a destinar la mayor parte de los fondos a la financiación del famoso muro que el presidente de los Estados Unidos quiere levantar en la frontera con México.

El chef José Andrés ha decidido dar comida gratis a los funcionarios, tras 27 días sin cobrar sus sueldos, a pesar de que la gran mayoría se ven obligados a seguir trabajando.

El propio José Andrés lo anunciaba desde Puerto Rico, donde también se encontraba estos días en otra acción solidaria. «World Central Kitchen está siempre ahí para responder ante cualquier desastre, asegurándose de que los americanos y la gente de todo el mundo no pasen ni un solo día sin un plato de comida. Hoy afrontamos otro tipo de desastre o emergencia en los Estados Unidos. Más de 800.000 trabajadores federales están sin trabajo, muchos millones de americanos están pasando por malos momentos y como creemos que no debería haber ni una sola persona que tuviese que pasar por el dolor de no saber cómo va a alimentar a sus hijos, abrimos una cocina en el memorial a la armada, en Washington, en la avenida de Pensilvania, entre el Capitolio, el Congreso y la Casa Blanca», confirmaba. Cientos de voluntarios colaboran con la asociación entregando sandwiches, fruta y café caliente a los afectados. A partir de mañana, explican, se abrirán más establecimientos en otros lugares de la capital para llegar a más personas.

José Andrés explicaba el procedimiento, mediante el que los funcionarios tienen que acreditar con algún documento que lo son para acceder a al ayuda. «Vamos a estar abiertos para cualquier trabajador federal que necesite comida, que podrá tomarla allí o llevársela a casa». Pero también quería que esta acción, así como el hecho de que se produzca en pleno centro neurálgico de la capital norteamericana, sea todo un símbolo y una crítica a la situación que se ha creado.

«Espero que sea un toque de atención para nuestros senadores y congresistas, y especialmente para el presidente Trump, para que en un momento de la historia en la que las familias pueden pasar hambre, nos unamos como pueblo, como americanos. Republicanos y demócratas, todos los americanos. World Central Kitchen estará allí para todos los americanos», explicaba.

Lo cierto es que la imagen de José Andrés, a quien han propuesto para el Premio Nobel de la Paz, no deja de mejorar entre sus conciudadanos, y ya hay quien le augura una futura carrera política. Iniciativa no le falta.