Lucha a brazo partido contra los incendios que han dejado al menos 25 muertos en California

'Camp Fire' ha provocado la evacuación de más de 300.000 personas y ha quemado de momento casi 70.000 hectáreas

COLPISA/AFP

Los bomberos luchaban este domingo desesperadamente contra el fuego tanto en el norte como en el sur de California, intentando a duras penas contener las llamas que hasta el momento dejan 25 muertos.

Los mayores incendios se ubican en el condado de Butte, en la Sierra Nevada al norte de Sacramento, capital de este estado de la costa oeste de Estados Unidos. En el sur, el «Woosley Fire» afecta a los condados de Ventura -donde se ubica la ciudad de Malibú, hogar de varias estrellas de Hollywood- y de Los Ángeles.

Las autoridades anunciaron el domingo dos muertos hallados en un vehículo en un camino privado, víctimas de «Woolsey Fire». Los bomberos que combaten este incendio se están preparando para el regreso de peligrosos vientos, que podrían propagar las llamas. Estos dos fallecidos elevaron a 25 el balance de muertos.

En la noche del sábado, las autoridades de Butte, condado donde se encuentra la localidad de Paradise, la más afectada por las llamas, habían informado sobre el hallazgo de 14 cuerpos, que se sumaron a un balance previo de nueve.

Hasta el momento, 19 de las muertes confirmadas se produjeron en Paradise, donde se incendiaron más de 6.700 edificaciones, en su mayoría residencias.

Tras el paso de las llamas, las escenas eran desoladoras. Coches y casas quedaron reducidos a carcasas y escombros humeantes. Las calles quedaron sepultadas en el gris de las cenizas.

Gracias a la orden de evacuación de 52.000 personas sólo en ese área, la mayoría de los habitantes logró huir del peligro a tiempo. El gobernador electo Gavin Newson declaró el estado de emergencia para brindar asistencia a las zonas más afectadas.

El incendio, bautizado «Camp Fire», iniciado el jueves y el más destructivo de que se tenga registro en el estado, arrasó 40.500 hectáreas hasta la mañana del sábado, en tanto estaba contenido en apenas un 20%, informó el Departamento de Bomberos de California (Cal Fire), que estimó que se necesitarán tres semanas para controlar totalmente el avance de las llamas.

Unos 3.200 bomberos trabajan en la contención del fuego, y tres de ellos resultaron heridos.

Pese a que aún no se ha establecido oficialmente la causa del incendio, los responsables del suministro eléctrico local informaron a las autoridades estatales que se produjo un corte de luz cerca del lugar donde se originó el fuego, informó el diario local Sacramento Bee.

Las llamas destruyeron Paramount Ranch, donde se filman westerns, incluyendo Westworld de HBO. Keegan Gibbs, de 33 años, estaba desolada al encontrar que el hogar de su niñez en Malibú había sido consumido por las llamas.

Famosos evacuados

En el conjunto del estado, más de 250.000 casas y de 300.000 personas han sido evacuadas, entre ellas las de famosos como Lady Gaga, Kim Kardashian, Guillermo del Toro, Cher, Charlie Sheen, Martin Sheen, Roma Downey, Alyssa Milano, Rainn Wilson, Eddie McClintock y Melissa Etheridge.

Además, la revista TMZ publicó que la exganadora olímpica y actual personalidad televisiva Caitlyn Jenner perdió su hogar en el incendio de 'Woolsey'.

«Malibú es una comunidad realmente pequeña y tiene mala reputación por ser un lugar elitista y esnob, pero es exactamente lo contrario», dijo Gibbs al diario Los Angeles Times.

Los bomberos tuvieron un respiro el sábado de los fuertes vientos y el jefe del departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles, Daryl Osby, dijo que aprovecharon para desplegar aviones para lanzar retardantes de fuego.

No obstante, el jefe de Bomberos del condado de Ventura, Mark Lorenzen, advirtió: «No se dejen engañar por una falsa sensación de seguridad».

En efecto, se esperan vientos entre 30 y 40 km por hora hasta el martes en toda la región, lo suficientemente fuertes como para propagar las llamas en direcciones inesperadas, señalaron las autoridades.

Trump culpa a las autoridades locales

El presidente Donald Trump, que se encuentra en Francia para conmemorar el fin de la Primera Guerra Mundial, acusó a las autoridades locales de una mala gestión forestal que propicia los incendios.

«No hay motivo para estos incendios masivos y mortales en California, excepto que la gestión forestal es muy mala», escribió en Twitter el sábado.

«Cada año se otorgan miles de millones de dólares, con tantas vidas perdidas, todo por el pésimo manejo forestal. Pongan remedio a eso o no habrá más dinero federal», amenazó.

Brian Rice, titular de la entidad Bomberos Profesionales de California, calificó esos comentarios de «desinformados, inoportunos y humillantes para aquellos que están sufriendo así como para los hombres y mujeres que están en las líneas» de combate al fuego.

Agregó que las afirmaciones del mandatario sobre una mala gestión forestal «son peligrosamente erróneas».

En un tuit posterior, Trump mostró mayor simpatía: «Nuestros corazones están con aquellos que luchan contra el fuego» así como con los evacuados y las familias de los muertos. «Dios los bendiga a todos».

Pero este domingo volvió a la carga: «Con un manejo forestal adecuado, podemos detener la devastación constante en el estado de California. ¡Entérense!», escribió.

Los 'vientos del diablo'

Las autoridades han advertido de la llegada a California de los temidos «vientos del diablo», ráfagas calurosas y secas que van a alimentar los tres gigantescos incendios que están asolando el norte y el sur del estado, y que ya se han cobrado las vidas de al menos 25 personas.

«Esto está empeorando», ha avisado el meteorólogo Marc Chenard, del Centro de Predicción del Clima del Servicio Meteorológico Nacional en College Park, Maryland.

«Tendremos vientos sostenidos de hasta 50 kilómetros por hora y ráfagas entre 70 y 80 kilómetros por hora», ha explicado en relación al viento procedente de Santa Ana que ha avivado los incendios.

Se espera que las masas de aire que soplan a través de los desiertos del oeste de los Estados Unidos, incluido el Valle de la Muerte hacia la costa, mantengan los vientos hasta el próximo martes. «No son más que malas noticias», ha declarado Chenard.

El jefe de Bomberos del condado de Los Ángeles, Daryl Osby, también ha dado la voz de alarma por la gravedad de los incendios, sin precedentes en la historia del estado. «Nuestros bomberos se están enfrentando a condiciones tan extremas y difíciles que nunca en sus vidas han visto nada igual», ha lamentado.

Más información

Fotos

Vídeos