EE UU se da más tiempo para aprobar el oleducto Keystone XL

El Gobierno asegura que "necesitan más tiempo a causa de la incertidumbre provocada por el contencioso en curso ante la Corte Suprema de Nebraska"

COLPISA WASHINGTON

El departamento de Estado norteamericano postergó de hecho su decisión sobre la construcción del discutido oleoducto Keystone XL entre Canadá y Estados Unidos al anunciar este viernes la prolongación del período de consultas a los organismos federales concernidos.

"El departamento de Estado notificó el 18 de abril a ocho organismos federales que les otorgaría más tiempo para que brinden sus opiniones sobre el proyecto de oleoducto Keystone", indicó un comunicado del departamento de Estado, cuyo secretario, John Kerry, debe entregar una recomendación final.

Esos organismos "necesitan más tiempo a causa de la incertidumbre provocada por el contencioso en curso ante la Corte Suprema de Nebraska (centro), que a fin de cuentas podría afectar el trazado del oleoducto en ese estado", explicó el departamento de Estado.

Un juez de Nebraska anuló en febrero una parte del trazado aprobado en 2013 por el gobernador del estado.

El secretario de Estado aprovechará este período suplementario para "examinar el número sin precedentes de unos 2,5 millones de comentarios" del público tras un proceso de consultas que concluyó el 7 de marzo último.

La portavoz del departamento de Estado Jennifer Psaki precisó en un tweet que esa encuesta pública no se prolongaría.

Propuesto en 2008, el oleoducto servirá para llevar petróleo desde la provincia de Alberta (oeste de Canadá) a las refinerías estadounidenses del Golfo de México, en Texas. El tramo sur, entre Texas y Nebraska, ya funciona, pero es el tramo que lleva a Canadá el que suscita más cuestionamientos.

Los ecologistas se oponen firmemente al Keystone. Temen fugas a lo largo del trazado y critican el tipo de petróleo que sería transportado: salido de arenas bituminosas, su extracción y explotación emiten al final más gases de efecto invernadero que el petróleo convencional.

El departamento de Estado, en cambio, estima que los riesgos son mínimos. En un informe divulgado a fines de enero, la administración estadounidense sostuvo que la construcción del tramo entre Estados Unidos y Canadá no tendría un gran impacto ambiental, en particular sobre el clima.