EE UU asegura que mantiene contactos con Cabello para promover la caída de Maduro

El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, sostiene un cartel de rechazo a Trump durante una sesión./REUTERS
El presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, sostiene un cartel de rechazo a Trump durante una sesión. / REUTERS

La Casa Blanca considera fallida su apuesta por Guaidó y busca alternativas para lograr el apoyo de miembros del régimen descontentos con el presidente

CAROLINE CONEJERONueva York

Estados Unidos ha mantenido contactos secretos en Venezuela por medio del presidente de la Asamblea Constituyente bolivariana, Diosdado Cabello, considerado número dos del régimen que lidera Nicolás Maduro. Según la filtración de un funcionario norteamericano a la agencia AP, tuvieron lugar en julio con el objetivo de negociar la renuncia del presidente. Aquel primer encuentro tuvo carácter preliminar y ambas partes acordaron mantener una segunda reunión con fecha todavía no determinada.

Las fuentes señalaron que en ningún momento se plantea que Cabello reemplace a Maduro, sino que únicamente se intenta aprovechar las divisiones y la lucha entre las facciones chavistas para ejercer presión sobre el Gobierno de Caracas y crear así un terreno que permita entablar una hipotética negociación.

LA CLAVE

Presunta corrupción.
Trump intenta presionar al presidente de la Asamblea Constituyente por sus contactos con los cárteles

Washington, que también ha mantenido contactos indirectos con otros altos funcionarios venezolanos, se limita por ahora a escuchar cuáles son las exigencias de quienes podrían apoyar un plan de transición. Cabello, que desde abril ha incrementado su poder y su influencia entre las fuerzas de seguridad al tiempo que el del presidente Maduro se debilitaba, es el único político bolivariano con la autoridad para destituir al presidente. Hasta ahora ha utilizado su cargo como presidente de la Asamblea Nacional Constituyente para frenar eficazmente las iniciativas legislativas de la oposición con mayoría en el Congreso.

Acusado de encabezar el llamado Cartel de los Soles, Cabello ha sido acusado de corrupción y narcotráfico, e incluso de amenazar de muerte al senador norteamericano por Florida Marco Rubio, quien calificó a chavista como «el Pablo Escobar de Venezuela». El Cartel de los Soles, formado por militares corruptos y miembros del Gobierno estrechamente vinculados con el crimen organizado internacional, controla el narcotráfico, la minería ilegal de metales preciosos y el contrabando de combustible en el país caribeño.

Reducción de sanciones

Washington ha ofrecido repetidamente estar dispuesto a reducir las sanciones a altos miembros del Ejecutivo de Maduro si colaboraran en derribar a Maduro. Tras el fallido levantamiento militar de este año, la Administración Trump canceló las sanciones contra el exjefe de espionaje general Manuel Cristopher Figuera inmediatamente después de que desertara. En conversaciones con 'The Washington Post', Figuera reveló el contrabando de oro por parte del Gobierno, las células de Hezbolá existentes en Venezuela y la extensa influencia de Cuba en el seno del Ejército.

Este movimiento estadounidense podría estar motivado por que la apuesta por Juan Guaidó, a quien Donald Trump y docenas de países reconocen como el presidente legítimo de Venezuela, parece una apuesta débil como alternativa a Maduro tras no haber conseguido granjearse el respaldo de las Fuerzas Armadas.

Cabello, de 56 años, pragmático y sin ideología, ha sido visto desde la Casa Blanca como rival y posible sucesor de Maduro. Desde el fallido levantamiento de Guaidó y Leopoldo López en abril, el 'número dos' del régimen ha consolidado su poder posicionando aliados cercanos al frente del Ejército y de la Policía Política Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional). Sin embargo, uno de sus asesores sostiene de forma anónima que EE UU trata de hacer contactos desesperados con Cabello, pero rechazó la idea de que éste traicionara a Maduro.