Detractores del gobierno boliviano atacan varias sedes del partido de Morales

Los ataques a sedes del gubernamental MAS han encendido esta semana la campaña para las elecciones de octubre en Bolivia, con acusaciones cruzadas entre Gobierno y oposición de estar instigados y de que intentan desviar la atención de los graves incendios que aún azotan al país sudamericano.Los disturbios que más han encendido el ambiente político han sido los de este pasado jueves en Santa Cruz, la mayor ciudad de Bolivia y su capital económica, con destrozos en varias sedes del MAS.Al menos ochenta personas han pasado la noche en comisaría, de las que unas doce fueron remitidas al Ministerio Fiscal y del resto la mayoría han sido liberadas este viernes, según la Policía Boliviana.El presidente del país, Evo Morales, ha calificado de golpistas a los violentos y los ha acusado de estar pagados desde la derecha opositora para conspirar contra la democracia en el país.Morales ha acusado de estar detrás de esta violencia al 21-F, un movimiento crítico con su Gobierno.-Redacción-