La cumbre de Singapur transcurre con tranquilidad y sonrisas de ambos mandatarios

Con Kim Jong-un por la izquierda y Donald Trump por la derecha, caminando frente a frente.  Ambos líderes han llegado al mismo tiempo,  al punto de encuentro, donde el norcoreano le ha dicho a Trump "encantado de conocerle señor presidente".  Antes de darse este solemne y largo apretón de manos de 12 segundos exactamente, con el que comenzaba la cumbre en Singapur. Después del posado ante los fotógrafos, han tenido esta charla informal ya más relajada antes de la reunión de unos 35 minutos, a solas, únicamente con sus traductores.  Nuevo apretón de manos ahora con pulgar hacia arriba del presidente de Estados Unidos, antes de volver a sentarse ya con sus respectivas comitivas. Con una comida culminará este trascendental encuentro. El primero entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación.