Christophe Dettinger, el boxeador de los chalecos amarillos

A puñetazo limpio con la soltura de un profesional, este excampeón de Francia de boxeo permanece hoy detenido tras entregarse a la policía 48 horas después de protagonizar esta violenta escena. Christophe Dettinger sostiene que reaccionó mal cuando vio a los agentes reprimir una manifestación de chalecos amarillos en París. Dice que no pertenece a ningún partido político y que es un chaleco amarillo más. La polémica le acompaña también por la iniativa de recaudar dinero en su apoyo. "Es como decir a los jóvenes que el modelo es la violencia dando dinero en apoyo a la violencia", argumenta, enfadada, la ministra francesa de Empleo, Muriel Pénicaud. Con 115 000 euros de donaciones, la polémica página de recaudación de dinero para el boxeador ha sido cerrada en Internet.-Redacción-