Los pilotos del Boeing de Indonesia buscaban ayuda en el manual antes de estrellarse

Los pilotos del Boeing de Indonesia buscaban ayuda en el manual antes de estrellarse

Los investigadores tratan de averiguar por qué algunas tripulaciones solventan los problemas del modelo 737 MAX 8 y otras no lo consiguen

JAMIE FREEDYakarta

Cuando el Boeing 737 MAX 8 de Lion Air estaba a punto de estrellarse en Indonesia, en octubre pasado, los pilotos recorrían desesperadamente el manual de instrucciones para tratar de entender por qué el aparato se precipitaba sobre el mar de Java sin que ellos pudieran impedirlo, según revelaron a la agencia Reuters tres fuentes con acceso a la grabación de las conversaciones de la cabina. La investigación de aquel siniestro adquiere una nueva relevancia después del segundo accidente de un avión del mismo modelo el pasado día 10 en Etiopía.

El capitán estaba a los mandos del vuelo JT610 de Lion Air cuando el aparato, casi nuevo, partió de Yakarta. El primer oficial atendía la radio, según el informe preliminar hecho público en noviembre. A los dos minutos de trayecto, los pilotos comunicaron un «problema de control de vuelo» a los controladores del tráfico aéreo.

A tenor de sus conversaciones, los pilotos mantuvieron la calma durante el corto vuelo, unos nueve minutos. Cerca del final, el capitán pidió al primer oficial que tomara los mandos mientras él intentaba encontrar en el manual de instrucciones una solución al problema detectado. Un minuto antes de que el avión desapareciera del radar, el capitán reclamó al control de tráfico aéreo que despejara la circulación por debajo de los 3.000 pies y también permiso para elevarse hasta los 5.000 pies, que le fue concedido.

Pero el capitán, un ciudadano indio de 31 años, no conseguía dar con el procedimiento adecuado en el manual y el primer oficial indonesio, de 41, se veía incapaz de controlar el aparato. Con el morro del Boeing ya enfilando la superficie del Índico, sólo unas palabras de este último -«Allahu Akbar», Dios es grande-rompieron el terrible silencio en la cabina. 189 personas perdieron la vida en aquel accidente.

En un momento en que las semejanzas entre este accidente y el posterior de Adís Abeba mantienen en tierra todos los Boeing 737 MAX 8, los investigadores se esfuerzan por averiguar por qué los pilotos no consiguieron dominar el avión el 29 de octubre en Indonesia cuando, la víspera, un oficial fuera de servicio ayudó a otra tripulación del mismo aparato a solventar el aparente mal funcionamiento del sistema de control de vuelo y salvó el vuelo. La presencia de este tercer piloto en la cabina no se recogía en el informe del Comité Nacional de Seguridad Aérea de Indonesia, según publicó Bloomberg.