China acusa a Vietnam de «connivencia» con las protestas antichinas

Las manifestaciones se originaron después de que un buque chino colisionara con otro vietnamita en aguas reclamadas por Pekín y Hanoi

EFE PEKÍN

El Gobierno chino ha acusado a su homólogo vietnamita de "connivencia" con las manifestaciones antichinas en las que fueron incendiadas varias fábricas en el sur de Vietnam y que provocaron la muerte de al menos un trabajador chino y 90 heridos. "Los graves saqueos e incendios contra compañías chinas en Vietnam cuentan con la connivencia del Gobierno vietnamita hacia algunas fuerzas antichinas y criminales", ha declarado en una rueda de prensa en Pekín la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Hua Chunying.

La portavoz ha urgido a Vietnam a "asumir su responsabilidad, realizar una investigación, castigar seriamente a los criminales y dar compensaciones a los ciudadanos y compañías chinas", mientras ha afirmado que Pekín aún investiga cuántas víctimas y damnificados hay por las protestas.

Fuentes diplomáticas taiwanesas aseguraron hoy que al menos un ciudadano chino ha fallecido y otros 90 han resultado heridos durante las manifestaciones, si bien las cifras son aún inciertas y otras fuentes no confirmadas apuntan a una veintena de decesos.

"Estamos profundamente impactados por las informaciones", dijo Hua, al ser preguntada si podía confirmar esas cifras, y agregó que "los diplomáticos chinos en Vietnam están comprobando los datos y tratando de llegar a la escena (de los incidentes), que es muy remota". "Espero que la cifra (de muertos y heridos) sea cero, pero todavía estamos comprobándolo", insistió, y remarcó que, "como ya he mencionado, el área es muy remota, las infraestructuras muy pobres y nuestros diplomáticos no descansarán hasta llegar allí".

La violencia se inició el miércoles por la noche en la provincia de Binh Duong, en el sur del país, cuando unas 19.000 personas se manifestaban en un polígono industrial con negocios de textil y calzado taiwaneses, chinos y surcoreanos. "También somos conscientes de los daños infligidos contra compañías de Taiwán, Singapur o Corea del Sur", dijo Hua, y agregó que "todo demuestra la extrema seriedad del asunto".

Al menos 15 edificios fueron quemados y centenares de empresas sufrieron daños en sus instalaciones, según el informe preliminar de las autoridades provinciales vietnamitas. Sin querer aclarar de momento si China planea la evacuación de sus ciudadanos en Vietnam, Hua señaló que la potencia asiática "vigila muy de cerca estos incidentes y hace todo lo que puede para proveer toda la asistencia y protección a los ciudadanos y compañías chinas" en ese país.

Disputa por las islas Paracel

La portavoz recordó que China ha presentado una protesta formal al embajador de Vietnam en Pekín y que espera que el Gobierno del país "tome las medidas necesarias para frenar los incidentes".

Las manifestaciones antichinas de ayer en Vietnam, como otras similares ocurridas el 11 de mayo, fueron convocadas a raíz de que un buque chino colisionara con otro vietnamita que intentaba impedir la instalación de una plataforma petrolera de la compañía estatal china CNOOC en aguas reclamadas por Pekín y Hanoi. La plataforma estaba situada originariamente en aguas al sur de Hong Kong, pero fue trasladada a las proximidades de las disputadas Paracel (que los chinos denominan Xisha) el 2 de mayo, lo que fue considerado como una acción "ilegal" por Hanoi.

Hua no quiso aclarar hoy la ubicación de la plataforma ni si China planea trasladarla, y tan sólo insistió con ambigüedad en que "la operación se desarrolla en territorio chino, y no vietnamita". Las islas en disputa están controladas de facto por China desde un enfrentamiento naval con Vietnam ocurrido en 1974, la llamada Batalla de las Islas Paracel, en la que fallecieron 53 marineros vietnamitas y 18 chinos.