Los cristianos cubanos logran dejar el matrimonio gay fuera de la nueva Constitución

Imagen de archivo de la hija de Raúl Castro en una manifestación a favor de los derechos de los homosexuales. /AFP
Imagen de archivo de la hija de Raúl Castro en una manifestación a favor de los derechos de los homosexuales. / AFP

El Gobierno abre un plazo de debate de dos años y anuncia una futura consulta popular

M. LÓPEZ DE GUEREÑOCorresponsal en La Habana (Cuba)

 La Comisión de la Asamblea Nacional de Cuba que redacta la nueva Constitución ha decidido aparcar el artículo 68 referente al matrimonio homosexual. Ante el rechazo suscitado durante los tres meses de debate del anteproyecto, los diputados han optado por sacarlo del borrador y dar un margen de dos años para profundizar en el asunto con más calma y ponerlo de nuevo a consideración de los cubanos pasado ese tiempo y así buscar un futuro refrendo mayoritario.

«La Comisión propone diferir el concepto del matrimonio, es decir, que salga del proyecto de la Constitución, como forma de respetar todas las opiniones», anunció la Asamblea Nacional vía Twitter: «El matrimonio es una institución social y jurídica. La ley definirá el resto de elementos. En el Código de Familia deberá establecerse quiénes pueden ser sujetos del matrimonio. Se realizará una consulta popular en un plazo de dos años a partir de una propuesta de disposición transitoria recogida en el propio proyecto».

El secretario del Consejo de Estado y diputado coordinador de la redacción del texto, Homero Acosta, precisó al presentar la modificación que el proyecto constitucional «no va a definir qué sujetos integran el matrimonio, con lo cual esa discusión sale del universo constitucional».

Los cristianos de la isla celebraron la noticia como una victoria. «Hemos rezado mucho porque el fin del matrimonio es la procreación y eso solo se puede hacer entre un hombre y una mujer. Al final Dios nos ha concedido este triunfo porque todo lo que ocurre es porque Él quiere», dijo el evangelista Ángel.

Mariela Castro, una de las principales defensoras de la no discriminación por razones de género, puntualizó desde su cuenta en Facebook que «desafortunadamente el mensaje tuiteado por nuestro órgano legislativo mutiló la nueva propuesta y con un enfoque no apropiado lanzó al ruedo lo que muchas personas están interpretando como un retroceso». La hija diputada de Raúl Castro añadió que se «sostiene la esencia» del artículo 68, «pues borra el binarismo de género y heteronormatividad con el que estaba definido el matrimonio en la Constitución de 1976».

Explicó que la variación «estriba en las sustitución de 'personas' por 'cónyuges', cuestión que mantiene la posibilidad de que todas las personas podamos acceder a la institución matrimonial». En su opinión «no hay retroceso» y «la lucha continúa. Ahora démosle el sí a la Constitución y luego cerremos filas para lograr un Código de Familia avanzado», señaló.