Los acreedores europeos de Argentina presentan una demanda contra el bloqueo de los pagos

Los tenedores de bonos han presentando un recurso contra la decisión de Griesa de congelar la transferencia de 539 millones de dólares para abonar la deuda

AGENCIAS WASHINGTON

Los tenedores de bonos europeos presentaron hoy un recurso ante un tribunal de Nueva York contra la orden del juez estadounidense Thomas Griesa que bloquea los 539 millones de dólares pagados por Argentina al Bank of New York Mellon (BoNY) para el pago de deuda reestructurada. Este recurso de los tenedores europeos, que se acogieron a los canjes de 2005 y 2010 y que todavía no han recibido su dinero, llega después de que el juez Griesa hiciera caso omiso de la carta que le escribieron el 5 de agosto.

En ella aseguraban que el juez "carece de total autoridad para fallar sobre demandas no especificadas, que todavía no han sido traídas a ningún tribunal y que están regidas por ley extranjera". Los tenedores europeos reclamaron entonces su derecho a cobrar unos bonos emitidos por Argentina y bajo una ley no estadounidense, (en este caso, de Reino Unido) y sugirieron la posibilidad de abrir procesos legales paralelos fuera de Estados Unidos.

Un día más tarde, en cambio, Griesa redactó una orden que exigía a Argentina no interferir en ese bloqueo y eximía de toda responsabilidad legal al BoNY, a quien señaló que "no debería permitir ninguna transferencia de pagos a no ser que sea ordenada por el tribunal" y que el pago realizado por Argentina el 26 de junio era "ilegal". Esto se debe a que Argentina violó con ese pago la cláusula impuesta por el propio Griesa que establece que ningún tenedor de deuda reestructurada tiene prioridad respecto a los que no aceptaron los canjes, en referencia a los fondos especulativos, la parte litigante en el caso que instruye el juez.

Por distintos motivos, el juez autorizó a algunas entidades bancarias -Citibank, Euroclear, JPMorgan y Clearstream- a hacer efectivos de una sola vez los pagos de bonos emitidos en dólares. Sin embargo, hasta el momento ha retenido los fondos del BoNY, que fueron los causantes de la suspensión de pagos selectivo otorgado por la agencia de calificación Standard & Poor's el 30 de julio