Dicen de España

Dicen de España

Los extranjeros ya hablan más de nuestro deporte que de nuestra crisis. A los alemanes les interesa la Corona; a los ingleses la sanidad; y a los argentinos, Messi

FRANCISCO APAOLAZA

Si una persona sostiene que no le importa lo que de ella cuentan los demás, puede ser signo de que ha madurado. Si lo dice un país, es que ese país miente. En un mundo sujeto a las fluctuaciones de la información y a los vaivenes de la economía, la imagen es decisiva. España, que se ha sometido a un escrutinio feroz por parte del mundo en los últimos años, ha encargado un estudio sobre cuánto y de qué se escribe de ella en los periódicos de diez países de interés estratégico para España: Alemania, Argentina, Brasil, China, EEUU, Francia, Italia, Japón, México y Reino Unido. La conclusión es que, por fin en 2014, comenzaron a hablar más de deporte que de economía.

Los datos

Hablan más. La cumbre de las noticias sobre España en el extranjero fue 2012. Después, en 2013 el número de publicaciones fue decreciendo y ha repuntado en 2014.

Más deporte. En 2012, una de cada dos noticias fue sobre economía. Una vez suavizada la crisis de la deuda, en 2014, el deporte volvió a ser el rey. El año pasado, el 38% de las noticias con foco en España fueron sobre deportes.

646.553

noticias se publicaron sobre España en 2014 en los medios extranjeros de los diez países en los que tenemos mayores intereses estratégicos.

2%

de las noticias sobre España versaron sobre la independencia de Cataluña y se concentraron en los días de las marchas y en la consulta. El soberanismo ocupa el 50% de las noticias relacionadas con Cataluña.

Dijo Dalí que lo importante es que hablen de uno, «aunque sea bien». Conscientes de la trascendencia de lo que se cuenta en las redacciones del mundo, de lo que leen las poblaciones informadas, un estudio encargado por la Marca España se ha fijado en la temática y el número de noticias sobre nuestro país desde 2010. La crisis de la deuda sometió a España a una radiografía que salió muy fea. En 2012, el país vivió su pico informativo con 647.641 noticias en medios extranjeros. Hablaron mucho de nosotros y no dijeron cosas bonitas. El sociólogo Narciso Michavila, uno de los encargados del estudio, reconoce que la cumbre de la mala imagen fue «aquella portada de The New York Times con la foto de un hombre rebuscando en la basura, en blanco y negro, como si España estuviera en guerra». Sucedió en septiembre de 2012, al día siguiente de una visita del Rey Juan Carlos a la redacción del periódico para presentar la realidad del país y la realidad fue otra.

Con el tiempo, las aguas han vuelto a su cauce informativo, pues la economía, la prima de riesgo y la sombra del rescate han dejado de ser protagonistas. «En realidad, los países europeos estaban pendientes de España porque los periódicos consideraban que el rescate podría representar el final del euro», admite Michavila. Cuando dejó de ser una cuestión límite, la crisis de la deuda pasó a un segundo plano.

En todo caso, no todo ha sido economía. En Estados Unidos prestaron mucha atención al ébola porque también sufrieron un caso análogo al español, con una enfermera contagiada al igual que Teresa Romero y afortunadamente, también curada. La curación de Romero cortó en seco los titulares. Aunque no se ha analizado si las noticias son de carácter positivo o negativo, Michavila asegura que el 90% de las noticias de internacional de cualquier país son para «hablar de algo que está mal».

El estudio de la empresa GAD3 se ha detenido sobre las noticias escritas en los países en los que España tiene intereses estratégicos. En esto, como en todo, la alegría va por barrios. En Alemania, interesan sobre todo la economía y la política, en gran parte debido al tema de la sucesión real. La abdicación de Don Juan Carlos se ha seguido con especial atención dada una circunstancia especial: Corinna zu Sayn-Wittgenstein es alemana. «No se presta la misma atención al nuevo Rey Felipe VI como a la abdicación». A los alemanes les interesa también la actualidad local de sus destinos turísticos, las noticias que incluyen a sus compatriotas, y, claro, el fútbol.

La atención médica

Hay noticias pequeñas que fuera se hacen grandes. El caso de Ashya King es uno de esos que viajan con consecuencias inesperadas. La noticia de unos padres que habían sacado de un hospital inglés a su hijo sin el consentimiento médico y lo habían traído a España enfermo de cáncer, tuvo un impacto mediano en la prensa española, pero en el Reino Unido fue una bomba informativa. Durante semanas, la historia ocupó decenas de portadas y disparó el interés de los ingleses por la sanidad española y nuestro sistema público de atención. El asunto reventó un debate sobre el estado de Bienestar en Reino Unido, un punto que será clave en las elecciones generales que se celebran el 7 de mayo.

En el resto de los países estudiados hay otros intereses. En EE UU, importan los deportes (los hermanos Gasol reinan en los titulares) y después, las noticias científicas y tecnológicas sobre España, como el Mobile World Congress de Barcelona. Los franceses miraron a España con el nombramiento de Manuel Valls, el primer ministro francés nacido en Barcelona. Los chinos leen sobre fútbol. México, en cambio, es el único de los diez países en el que manda la cultura, además del fichaje de Chicharito por el Real Madrid. En Argentina, como se pueden imaginar, se devora todo lo relacionado con Messi, aunque también interesa Repsol, expropiada por el gobierno de Cristina Fernández.

El estudio se detiene en averiguar cuántas han sido las noticias sobre la polémica independentista en Cataluña. Solo un 2% de las casi 650.000, si bien las manifestaciones y la consulta soberanista concentraron la mitad de todas ellas.

El dicho de Ladran, luego cabalgamos tiene en este área una parte de razón. El sociólogo Narciso Michavila apunta a que la avalancha de noticias sobre la crisis económica ha dejado un poso de interés sobre el país más allá de las amenazas económicas... No hay mal que por bien no venga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos