Crónica

El Recre se hunde en Don Benito

Rui Pedro pugna por un balón con un futbolista de Don Benito durante el partido. /LOF
Rui Pedro pugna por un balón con un futbolista de Don Benito durante el partido. / LOF

Los locales consiguen su primera victoria de la temporada a costa de un filial rojiblanco que se queda anclado en la última posición

SAMUEL SÁNCHEZ (ADG)DON BENITO

Dos goles de David Agudo y uno final de Silleiro acabaron con las esperanzas del Recreativo Granada en su visita a Don Benito, donde cayó derrotado por un contundente 3-0 ante un rival directo en su visita al Estadio Vicente Sanz. El filial nazarí no pudo sobreponerse al cuadro rojiblanco en un partido en el que los locales marcaron de penalti y en el que el filial se quedó con uno menos en la segunda mitad.

3 Don Benito

Sebas Gil; Trinidad, Gonzalo, Mario Gómez, Álex Herrera; Hendrio (Santana, min. 58), Manu Miquel, Artiles, Sillero (Kofi, min. 79); Dani López (Manu Ramírez, min. 70) y Agudo.

0 Recreativo Granada

Unai; Tavares, Héctor, Fran Serrano (Caio, min. 46), Alberto López; Montoro, Isi, Isma Ruiz; Viedma (Butzke, min. 79), Mario (Aranda, min. 79) y Rui Pedro.

GOLES
1-0, m. 30: David Agudo, de penalti; 2-0, m. 71: David Agudo; 3-0, m. 78: Sillero.
árbitro
Pérez Fernández (Castilla y León). Expulsó con doble tarjeta amarilla a Tavares (min. 68) y con tarjeta roja al miembro del cuerpo técnico Rafael Avilés (min. 72) Mostró amarilla a los locales Hendrio y Artiles y al visitante a Serrano.
INCIDENCIAS
Vicente Sanz. 1.900 espectadores.

No empezó bien el partido el Recreativo, sometido al ímpetu inicial del conjunto local, necesitado de una victoria en este arranque liguero. Una victoria que el conjunto dirigido por David Tenorio intentó madurar desde el inicio del choque con una defensa bien plantada atrás e intentando generar peligro a la contra buscando la espalda de la defensa calabazona. Sin embargo, a los pocos segundos de juego el Don Benito casi se adelanta en el marcador tras un buen disparo de David Agudo dentro del área, pero una gran mano salvadora de Unai evitó el tanto. Apenas unos minutos después fue Sillero el que probó fortuna desde la frontal, pero su disparo lo volvió a atrapar el portero sin demasiados apuros.

No fue hasta el cuarto de hora de partido cuando se produciría la primera llegada con cierto peligro del Recreativo. Una carrera por banda la ganó Mario Rodríguez para meter un pase atrás que interceptó Sebas Gil y desbaratar así la ocasión visitante. Poco después iba a llegar el primer gol de la tarde, de penalti, tras una falta señalada dentro del área sobre el atacante Dani López. El central Serrano cometió una pena máxima que el colegiado no dudó en señalar y el ariete calabazón no falló desde los once metros.

El tanto inicial dio tranquilidad a un Don Benito que comenzó a dominar algo más el juego, mientras que en el filial granadino comenzaron a aflorar los nervios. De hecho, un mal pase hacia atrás para el portero Unai casi entra en la portería después de sobrepasar al guardameta, aunque finalmente todo acabó en un susto.

Tras el descanso el equipo visitante dio un paso al frente en busca del gol del empate. Entró en el terreno de juego Caio. Avisó primero Mario Rodríguez con un disparo desde la frontal que se marchó por poco y poco después Alberto López tuvo la ocasión más clara para los visitantes al rematar de cabeza un balón a bocajarro que sacó Sebas Gil con una parada milagrosa. Apenas unos minutos después el Don Benito marcó el segundo tanto tras un fallo defensivo que aprovechó David Agudo para marcar su segundo tanto.

Pero el partido se le complicaría aún más al Recreativo tras la expulsión de Tavares por doble amonestación. Así, el cuadro calabazón comenzó a jugar a placer y el tercer tanto fue obra de Sillero, que aprovechó un gran pase desde la derecha de David Agudo para sentenciar el partido.

De ahí al final el Don Benito tuvo varias oportunidades para marcar algún más, pero el marcador ya no se movería. El recreativo Granada no abandona el puesto de cola y sumó en la tarde de ayer su tercera derrota consecutiva. Mal bagaje para un equipo hundido en la tabla clasificatoria.