Granada CF

Vuelta a los entrenamientos con trabajo extra para los inéditos

Entrenamiento distendido este martes. /FERMÍN RODRÍGUEZ
Entrenamiento distendido este martes. / FERMÍN RODRÍGUEZ

Yan Eteki trabajó en solitario junto al readaptador haciendo conducciones de balón con mucha prudencia

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGRANADA

Aliviados por el parón con motivo de los compromisos de las selecciones nacionales, los futbolistas del Granada regresaron este martes al trabajo en la Ciudad Deportiva en cuadro, con apenas catorce miembros de la primera plantilla y los refuerzos de dos futbolistas del Recreativo de David Tenorio, Adri Butzke y Sebban. No variará demasiado esta circunstancia durante los próximos días mientras se mantengan lejos de Granada los internacionales Darwin Machís, Yangel Herrera y Ramón Azeez. Quien no viajó con los sub-23 de Camerún fue Yan Eteki, que ayer trabajó en solitario junto al readaptador con cautelosas conducciones de balón.

Los contratiempos sufridos por Carlos Fernández y Vadillo junto a la lesión de Montoro, todavía por diagnosticar, complican los entrenamientos previstos por Diego Martínez ya de cara al importante partido del viernes 18 ante Osasuna. En el primer día de esta vuelta al trabajo, el cuerpo técnico granadinista diseñó una sesión distendida que tras el calentamiento inicial despertó risas y competitividad con partidillos de 'futvoley' para, más tarde, seguir con un partidillo de posesión junto a porterías de tamaño reducido para poner a prueba la precisión. En este último ejercicio se integró como un futbolista más Manuel Lucena. Ya aparte, junto a 'Pescao' Fernández, trabajaban los porteros Rui Silva, Unai y Aarón Escandell, que pareció sufrir un leve mareo al final.

El grueso de los presentes, la mayoría jugadores con minutos en el Santiago Bernabéu el pasado sábado como Maxime Gonalons, que tuvo que salir a los cinco minutos, se retiraron al vestuario mientras Álex Martínez, Ismail Köybasi, Adri Butzke y Sebban se quedaban alargando la sesión con duelos individuales y defensa de pequeñas porterías. A su alrededor correteó Rubén Sánchez, el delantero centro del filial que prosigue su proceso de recuperación.

Insistencia

No fue casual que Ismail Köybasi y Álex Martínez estirasen su carga de trabajo. Ambos laterales zurdos se mantienen inéditos en la competición; el sevillano lleva desde verano en el parte médico y el turco ha ocupado una plaza en el banquillo de suplentes en varias ocasiones ya pero todavía sin vestirse de corto. Diego Martínez ya hizo su elección por Carlos Neva como suplente del lesionado Quini pero ambos zurdos han de trabajar para rendir de la mejor manera posible si les tocase. Köybasi sigue siendo una incógnita y Álex Martínez demuestra una gran intensidad en todas las sesiones que ha compartido con el grupo en las últimas semanas, pero sobre el papel sigue sin el alta deportiva necesaria para integrar las convocatorias.

Diego Martínez tratará de aprovechar esta semana para poner a punto a varios futbolistas que no han tenido demasiado protagonismo en estas ocho primeras jornadas pero que sí podrían ser útiles desde el mismo duelo ante Osasuna en Los Cármenes. El mejor ejemplo es Maxime Gonalons. El francés continúa con su propia pretemporada ya en pleno curso, con carencias físicas por depurar como se evidenció tanto en el José Zorrilla como en el Bernabéu. La lesión de Montoro, con un periodo de baja todavía por definir, podría abrirle las puertas de la titularidad con la particularidad añadida de las ausencias de Yangel Herrera y Ramón Azeez, los otros dos centrocampistas de la plantilla, hasta la semana que viene y con poca antelación respecto al choque de Liga. La causa necesita efectivos, cuantos más, mejor.

.