LA VIDA DE COLOR DE ROSA

Lo importante en el fútbol son los números y éstos dibujan una amplia sonrisa para el Granada

Celebración de los jugadores del Granada en Balaídos. /LOF
Celebración de los jugadores del Granada en Balaídos. / LOF
JUSTO RUIZGRANADA

El Granada dormirá toda esta semana en un colchón que apenas ha probado en sus años de militancia en Primera división, sobre las sábanas de raso y la mullida almohada de una plaza europea. Sexto en la clasificación tras dos victorias seguidas a domicilio.

Lo importante en el fútbol son los números y éstos dibujan una amplia sonrisa para el Granada, que ha comenzado la Liga con excelentes registros, sobre todo a domicilio. Y este buen arranque liguero tiene un reflejo en la clasificación, en plazas europeas y con los mismos puntos que el FC Barcelona, su próximo rival en el Nuevo Los Cármenes. El partido ante el actual campeón de Liga servirá para medir de alguna forma cuál puede ser el futuro del conjunto rojiblanco no tanto por el resultado como por el comportamiento, y dirá algo de su verdadero tamaño.

Pero la tabla clasificatoria también muestra a un equipo granadino que es toda una ametralladora en sus partidos fuera de casa, ya que es el máximo goleador a domicilio. Con todo eso, la vida de los rojiblancos sólo puede ser de color de rosa. Está claro que el Granada se está ganando poco a poco el respeto de sus enemigos.

Porque este equipo no sólo es fuerte arriba, sino que lo es aún más en su área, requisito innegociable para cualquier aspirante a lo que sea. Es sólido y robusto. Es fuerte y solvente. Y, sobre todo, está bien confeccionado y trabajado por un cuerpo técnico que sabe de qué va esto.

Este equipo aún debe progresar y mejorar, pero esos pasos son más tranquilos y seguros con los puntos en el zurrón y con el placer de vivir entre la élite de la Liga. Esto no es como empieza, sino como acaba, pero empezó bien, no hay duda...