Granada CF

Antonio Rodríguez: «Ojalá que el ascenso sea algo bueno para el periodismo»

Antonio Rodríguez posa con la bufanda del Granada. /ALFREDO AGUILAR
Antonio Rodríguez posa con la bufanda del Granada. / ALFREDO AGUILAR

El periodista ha compaginado su profesión con la afición al Granada desde que comenzó a ejercer. Ahora, solo desea que el retorno a Primera implique una mejora para la prensa deportiva y se reduzca la precariedad

CHEMA RUIZ ESPAÑAGRANADA

El amor por unos colores y el periodismo son dos factores que normalmente no casan bien. Sin embargo, hay quienes saben compaginar la faceta profesional con la inevitable afición que les acompaña desde la cuna. Es el caso de Antonio Rodríguez Baena, quien desde su posición, presidente de la Asociación Española de la Prensa Deportiva (AEPD) de Granada, ha convivido con estos dos monomios aparentemente incompatibles. «Es algo paralelo. Cuando llega el momento en el que se juntan la pasión y la vocación, que es cuando encuentro trabajo en la radio, dije 'he tocado el cielo'», apunta.

El deporte ocupa una gran parte de su vida, sobre todo practicarlo, y seguirlo por radio le acabó introduciendo en el periodismo. El cariño por el Granada despertó cuando era aún muy joven, aunque no podía ir al estadio todas las semanas. «La pasión siempre estaba», insiste Antonio, quien relata que se enganchó gracias a su tía. Ella era socia y en ocasiones le llevaba al viejo Los Cármenes o le cedía su localidad, despertando así un sentimiento que refleja al tratar con mimo la bufanda con la que posa para IDEAL.

«Recuerdo algunos partidos que vi, pero especialmente uno que nos llamó mucho la atención a todos los granadinos», indica mientras su rostro se ilumina, rezumando cierta nostalgia. «Fue cuando vino la selección argentina a jugar un amistoso con el Granada. Acabó con empate a cero y el club rojiblanco probó a un jugador austriaco que se llamaba Thomas Parits», rescata de su memoria. «Cuando volvíamos del campo, toda la gente decía que ya teníamos a nuestro Cruyff, que llegó al Barça en aquella época».

Dejó su intermitente lugar en la grada para ponerse delante de los micrófonos de la Cadena SER, donde ha trabajado durante casi 30 años, por lo que cambió también su relación con la entidad nazarí. «Era diferente, es meterte más en los entresijos del Granada y lo vives de otra forma, más intensa», explica Antonio. Esto, según confiesa, resulta en ocasiones «desagradable», pues «hay veces en las que tienes que decir cosas que a la gente no le gusta oír», una situación acentuada en el pasado reciente, durante la etapa en la que el equipo deambulaba entre Segunda División B y Tercera.

Desde 2013, sigue la actualidad rojiblanca desde su cargo de presidente de la AEPD de Granada, donde ha podido apreciar cierto distanciamiento entre la entidad nazarí y la prensa. «Antes había cierta complicidad futbolista-periodista, y lo mismo sucedía con los dirigentes», relata Antonio, que lamenta que esta relación «se ha perdido».

No obstante, continúa viviendo alegrías con el club granadino como cuando, asombrado, se regocijaba con la incorporación de jugadores como Parits. «Disfruto lo mismo y, sobre todo, porque hemos tenido la suerte de volver a ver al Granada en Primera división», subraya quien asegura haber visto Los Cármenes con menos de quinientos aficionados.

En nada se parece esta época a lo vivido este curso, en el que se ha logrado un ascenso que Antonio vivió solo porque se pone muy nervioso, asegura. Considera que la gesta es «espectacular para todo, y ojalá que algo bueno para el periodismo deportivo», a lo que añade que «a nivel económico ya sabemos lo que significa subir a Primera». Ahora, solo desea que esto «se traduzca también en más periodistas contratados y la eliminación progresiva del trabajo en precario».