Granada - Barcelona

Soldado y Machís pidieron el cambio y Puertas acabó renqueante

Soldado, rendido, pidió el cambio. /RAMÓN L. PÉREZ
Soldado, rendido, pidió el cambio. / RAMÓN L. PÉREZ

La victoria del Granada ante el FC Barcelona conllevó un gran esfuerzo que dejó agotados a varios de sus futbolistas

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGranada

El heroico triunfo del Granada ante el FC Barcelona exigió un sacrificio enorme a sus futbolistas, que tuvieron que ir al límite de sus posibilidades. Hasta dos jugadores pidieron el cambio. El primero fue Roberto Soldado, que pasó gran parte del partido guerreando con Gerard Piqué, hasta que en el minuto 56 se tendiera en el suelo porque no podía más. Fue sustituido por Carlos Fernández. Poco después le seguiría Darwin Machís, que tras un gran esfuerzo solicitó el cambio ante lo que pareció más bien un susto muscular. Entraría Vadillo, que a los tres minutos pondría la sentencia.

Soldado lució hielo en el muslo mientras hacía las veces de entrenador para instruir a sus compañeros. De hecho, él mismo insistió a Machís para que se tirase al suelo al ser sustituido, como él había hecho unos minutos antes. No fueron los únicos futbolistas que acabaron con molestias, ya que también Puertas acabó 'tieso' y siendo ubicado como delantero centro, sacrificado Carlos Fernández a la derecha para perseguir a Ansu Fati.