Granada CF

Carlos Fernández pide sitio

Carlos Fernández trata de marcharse de Casemiro durante el duelo ante el Real Madrdid. /BALDOMERO
Carlos Fernández trata de marcharse de Casemiro durante el duelo ante el Real Madrdid. / BALDOMERO

Vive a la sombra de Soldado, como revulsivo habitual del Granada, pero acumula buenas actuaciones que avalan su candidatura al 'once'

CHEMA RUIZ ESPAÑAGRANADA

Carlos Fernández está empeñado en borrar la línea que marca la diferencia entre titulares y suplentes en el Granada, o al menos la que le mantiene a él como un miembro de la segunda unidad. El delantero sevillano ha jugado siete de los ocho encuentros disputados en lo que va de curso y ha marcado dos goles, a pesar de haber formado de inicio sólo en una ocasión. Vive a la sombra de Soldado, aprovechando los descansos del valenciano o los momentos complicados de cada duelo, pero acumula buenas actuaciones que avalan su candidatura.

En el Santiago Bernabéu volvió a reclamar un sitio en el 'once'. Ejerció de revulsivo, como viene siendo costumbre, perfundiendo frescura en el bando rojiblanco y provocando un penalti que permitiría a los de Diego Martínez reaccionar. Olió la sangre en un control de Areola y sacó oro en la presión. Desplegó, además, todas las cualidades que le permiten pugnar por una plaza en la delantera. No es un 'nueve' al uso. Cae a bandas, se adapta a la plaza de enganche y permite jugar al equipo. No destaca por su velocidad, pero sí por su inteligencia.

En Valladolid, el único partido en el que ha jugado más de 45 minutos, demostró que es capaz de echarse al equipo a la espalda, que sabe actuar como referencia y desatascar situaciones complicadas. Marcó a pase de Víctor Díaz su segundo tanto en Liga, que sirvió para salvaguardar un punto valioso ante un rival directo en la lucha por la permanencia. El primero, en Barcelona, dio tranquilidad a los rojiblancos para afrontar el tramo final del choque ante el Espanyol.

El técnico vigués, que le conoce bien de su estancia en el filial sevillista, pidió calma con el delantero tras la visita a Pucela, a pesar de destacar su rendimiento. En la siguiente jornada, en casa frente al Leganés, el punta ratificó las palabras de su entrenador. Entró a media hora del final para situarse detrás de Soldado, primero, y como referencia en los diez últimos minutos. Le faltó sosiego y erró en varias tomas de decisiones. Al fin y al cabo, sólo tiene 23 años.

Similitud con Pozo

Su situación actual se asemeja a la vivida por Alejandro Pozo en la pasada campaña. El extremo, tres años menor que el delantero cedido en el Granada, comenzó a llamar a la puerta de la titularidad rojiblanca muy pronto, aportando velocidad, goles y desparpajo. Encandiló a la afición desde su primera aparición, en la que también permitió ver las carencias propias de la edad.

La primera alineación le llegó en su sexto encuentro con la elástica nazarí, en Reus, donde jugó los 90 minutos y asistió a Puertas en el gol de la victoria. Logró mantener la plaza durante tres encuentros, sumando además un gol fundamental ante el Mallorca en Los Cármenes. A partir de entonces, su presencia en el 'once' de Diego Martínez fue intermitente. Su rendimiento al saltar desde el banco era excelente, lo que dotaba al técnico vigués de un as en la manga, a pesar de que opositara a la titularidad. Una inoportuna lesión lastró su progresión y le restó protagonismo, en favor del recién llegado Dani Ojeda. Cerró el curso con 30 encuentros disputados, aunque sólo fue de la partida en 13.

Ahora busca hacerse un hueco en el Sevilla, al igual que Carlos Fernández en el Granada. Ambos son conscientes de la dificultad que esto entraña y asumen con naturalidad su rol, importante pese a todo. El punta lo tiene más cerca, con experiencia en la categoría y la etiqueta de segundo delantero de la plantilla. Podría encontrar una nueva vía para alcanzar la titularidad con la lesión de Montoro, de la que por el momento se conoce poco. En cualquier caso, tiene por delante casi dos semanas para convencer a Diego de que debe salir de inicio ante Osasuna, y cuenta con argumentos previos para apoyar su propuesta.