Ambientazo en la capital: la afición granadinista se hace notar