«En la zona Norte se está viviendo una situación de emergencia social»

La Junta de Personal se ha reunido en el Ayuntamiento/PEPE MARÍN
La Junta de Personal se ha reunido en el Ayuntamiento / PEPE MARÍN

La Junta de Personal del Ayuntamiento denuncia los problemas ocasionados por los cortes de luz y exige implicación al Gobierno, la Junta y el Consistorio

PABLO RODRÍGUEZGRANADA

Enfermos dependientes que no pueden usar las máquinas que los mantienen enganchados a la vida, familias sin energía para calentar la comida, niños que hacen los deberes con la puerta abierta para tener algo de luz y que van a la escuela con la ropa sucia... Es la realidad que viven día tras día numerosas personas de la zona Norte, habitantes de una Granada «tercermundista», según el presidente de la Junta de Personal del Ayuntamiento, Justo Fernández. El representante municipal convocó este lunes una rueda de prensa para alertar sobre la situación que están viviendo vecinos y trabajadores del distrito, un caso de «emergencia social», según sus palabras, para el que reclamó soluciones urgentes.

Fernández llamó la atención sobre los problemas que la falta de suministro está ocasionando en el barrio. Aseguró, entre otras cosas, que los colegios están advirtiendo a los empleados del Centro de Servicios Sociales de la zona Norte que muchos de los alumnos «van peor vestidos y sucios» porque no hay agua caliente y las lavadoras no funcionan. «Se trata de un caso de emergencia humanitaria», dijo, después de explicar que hay enfermos que necesitan de insulina que están perdiendo sus dosis porque no pueden mantenerla a la temperatura adecuada en el frigorífico.

Según Fernández, se están viendo afectados proyectos clave como el servicio de ayuda a domicilio, el servicio de comida a domicilio, las ayudas familiares de emergencia social o todas las actividades que se llevan a cabo con niños y niñas en situación de riesgo social

Esta realidad es la que están encontrándose los cerca de 40 empleados públicos que trabajan en el Centro de Servicios Sociales. Ellos, como las familias a las que atienden, están viviendo los problemas ocasionados por la falta de suministro eléctrico, unos cortes de luz que están afectando, como recordó Fernández, a una labor que es crucial para muchos vecinos. «Estamos hablando de cuestiones tan importantes como el servicio de ayuda a domicilio, el servicio de comida a domicilio, las ayudas familiares de emergencia social o todas las actividades que se llevan a cabo con niños y niñas en situación de riesgo social», dijo.

El presidente de la Junta de Personal denunció la situación de «provisionalidad» que están padeciendo los trabajadores sociales, «que han tenido que ser reubicados en varias ocasiones y que han visto cómo las actividades con niños han sido anulados o se han llevado al centro cívico». «Está generando situaciones de estrés y de frustración muy importantes», señaló.

Preguntado sobre las causas de los cortes, Fernández recordó que la mayor parte de las familias del distrito «tiene los contratos regularizados y no está recibiendo el servicio». «Nadie está obligando a Endesa a prestar el servicio», denunció.

Medidas urgentes

Justo Fernández aseguró que la cuestión es doblemente cruel para los habitantes de la zona Norte, «un barrio que es invisible para la mayoría de los granadinos y que sólo sale con estos titulares». En su opinión, los vecinos no sólo están padeciendo los cortes de luz, sino que están siendo ignorados sabiendo que «si estos cortes de luz se estuvieran dando en cualquier otra parte, el problema ya estaría resuelto».

Por eso, el presidente de la Junta de Personal pidió a las administraciones que se involucren y que pongan en marcha «medidas urgentes» para solucionar una situación que está demostrando que en el barrio España «está siendo un estado fallido». «El problema está afectando no sólo a las familias, sino también al centro de salud y a nuestro centro, así que hacemos un llamamiento a las tres –Gobierno Central, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Granada– para que se impliquen en la solución del problema».