«Vuelve al centro y pide perdón a tus compañeros negros delante de todos»

Un coche de la Policía Nacional, junto al Ángel Ganivet./ALFREDO AGUILAR
Un coche de la Policía Nacional, junto al Ángel Ganivet. / ALFREDO AGUILAR

Encierran a tres de los chicos acusados de un delito de odio hacia niños subsaharianos y liberan a otro con la condición de que se disculpe ante las víctimas y se forme contra el racismo

Carlos Morán
CARLOS MORÁNGRANADA

El Juzgado de Menores 2 de Granada acordó ayer encerrar de forma cautelar, una figura similar a la prisión provisional que se aplica a los adultos, a tres muchachos magrebíes que habían sido detenidos por la presunta comisión de un delito de odio contra varios chavales negros con los que convivían en el centro de protección Ángel Ganivet de la capital.

El cuarto investigado, un niño de apenas quince años pero que aparentaba tener menos, quedó en libertad vigilada porque, en principio, su participación en los hechos no fue tan grave como la de los otros tres acusados.

Sin embargo, eso no quiere decir que ya haya saldado su deuda con la justicia. Además de someterse a un juicio cuando se fije la fecha, su liberación quedó condicionada al cumplimiento de una serie de objetivos.

Seis meses

La primera y más urgente fue la siguiente: «Vuelve al centro -al Ángel Ganivet- y pide perdón a tus compañeros negros delante de todas las personas que haya allí», le ordenó el juez, y el chiquillo se apresuró a confirmar que lo haría.

También recibirá formación contra el racismo y tendrá que respetar a rajatabla las normas de funcionamiento del Ángel Ganivet, un establecimiento público dedicado a proporcionar techo y comida a menores desprotegidos que está prácticamente ocupado en su totalidad por niños pateras procedentes de África.

En el supuesto de que el chico no obedezca las órdenes del juzgado, la medida de libertad vigilada podría convertirse en un internamiento en un centro para delincuentes infantiles y juveniles, el castigo más severo que prevé la justicia de Menores.

Esa fue precisamente la decisión que adoptó el magistrado con respecto a los otros tres adolescentes supuestamente implicados en el suceso, que ocurrió este pasado jueves. En este sentido, la ley establece que su encierro se puede prolongar durante seis meses prorrogables a tres más.

La Fiscalía de Menores de Granada entiende que los tres chicos pudieron cometer un presunto delito de odio al agredir y denigrar a varios compañeros negros con alusiones peyorativas al color de su piel.

Mil euros por viajar en patera

Tanto los supuestos atacantes como las víctimas eran niños patera. De hecho, durante las declaraciones de los investigados, las partes se interesaron por las penalidades que habían pasado para llegar hasta España, según informaron a IDEAL fuentes judiciales.

Uno de ellos explicó que sus padres habían tenido que pagar dos mil euros por una plaza en una embarcación precaria que estuvo a merced de las olas durante 24 horas, una 'aventura' que casi le costó la vida.

Los traficantes de personas ofrecen a sus 'clientes', que en la inmensa mayoría de los casos son pobres, la posibilidad de pagar a plazo 'los pasajes'.

El niño que quedó en libertad vigilada, el más pequeño del grupo de acusados, aseguró que su familia abonó mil euros para que él atravesara el Estrecho en una patera. Parece que las diferencias en los 'precios' dependen de la calidad de la embarcación: cuanto peor es, más económico sale el 'billete'.

A principios del pasado mes de julio, ocurrió en el Ángel Ganivet un suceso similar al registrado este pasado jueves, aunque en aquella ocasión solo hubo un implicado, un chaval marroquí, y una víctima, un chico subsahariano.

Debido «a la gravedad de los hechos», y al igual que ocurrió ayer, la fiscalía solicitó al juzgado el internamiento cautelar del menor en un centro para menores infractores, esto es por la supuesta comisión de un delito de odio, que persigue a quienes incitan a la violencia por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, según detalla el Código Penal.

Fotos

Vídeos