Las ventas caen un 15% en las rebajas de verano en el pequeño comercio

Una joven mira el escaparate de una zapatería con rebajas. /ALFREDO AGUILAR
Una joven mira el escaparate de una zapatería con rebajas. / ALFREDO AGUILAR

Los comerciantes instan a las autoridades a regular de nuevo este periodo para competir con las grandes superficies

Rosa Soto
ROSA SOTOGRANADA

Las rebajas de verano son un periodo ansiado por el consumidor para hacerse con el producto soñado a un módico precio y por los vendedores para repuntar en beneficios sacando género que no han podido colocar durante la temporada. No obstante, las tiendas de toda la vida de Granada no han hecho su mejor caja y es que las ganancias registradas entre los meses de julio y agosto coincidiendo con esta campaña son casi un 15% inferiores en comparación a la misma fecha del año pasado, según indicó a IDEAL el presidente de la Federación Municipal de Comercio y del Centro Comercial Abierto, Ángel Rodríguez.

El representante de los comerciantes explica que este descenso en el beneficio obtenido por los pequeños comercios en esta temporada se viene sucediendo en los últimos cinco años desde que el Gobierno central desregularizó las rebajas en 2012, desmarcando así unas fechas fijas en el calendario y dando libertad a los empresarios a establecer el periodo de descuentos según sus intereses.

Según el presidente de la Federación Municipal de Comercio, este libre albedrío beneficia a los grandes almacenes en detrimento del comercio tradicional porque «las grandes multinacionales pueden sacar artículos sólo para rebajas con otra calidad y precio, cuando antes para poder hacerlo debían estar expuestas al menos un mes antes de las ofertas». Los pequeños comerciantes no pueden jugar a este juego porque tienen «un género determinado al que hay que dar salida en las rebajas porque no se ha vendido en la temporada normal por exceso de artículos o porque no ha gustado al público y con la caja de verano se trata de afrontar lo mejor posible la nueva temporada».

Jornadas de ofertas como el 'Black Friday' y el 'Blue Monday' inciden en la campaña de Navidad

Además, otra de las triquiñuelas que destaca de las grandes cadenas es que en ocasiones sacan un producto nuevo y cuando llegan las rebajas lo esconden para que, una vez finalizadas las promociones, lo saquen otra vez a escaparate, pero esta vez con la etiqueta de «nueva colección» o «nueva temporada», algo que Rodríguez considera engañar a los consumidores. De ahí que desde las asociaciones de comerciantes locales exijan al Ayuntamiento de Granada que presione para que el Gobierno de Pedro Sánchez derogue este Real Decreto y defina nuevamente el calendario de rebajas para que todos los comercios coincidan en fechas y no haya carteles permanentes en las tiendas con descuentos «que en muchas ocasiones no se cumplen y engañan a los compradores con una publicidad que luego es aplicable a muy pocos productos». «Las colas típicas al iniciar las rebajas han pasado a la historia. Esto es una sentencia de muerte para el pequeño comercio», dice Rodríguez.

Menos consumidores

Otra de las razones que han influido en esta «mala temporada» es la «falta de turismo extranjero», ya que «el turismo nacional viene tieso y prefiere gastar en ocio y viajes antes que en ropa o calzado», indica Rodríguez. Por su parte, el presidente de la Asociación de Comerciantes de Plaza de Toros-Pajaritos, Santos Gómez, va más allá y señala que la caída de ventas durante las rebajas en los comercios asociados del barrio alcanza el 20% respecto al 2017 y remarca que la ausencia de consumidores es el principal problema desde que la zona perdió gran parte de su atractivo.

«Desde que cerraron el Clínico y la antigua Facultad de Medicina se ha registrado una pérdida de unos dos millones de visitantes al año y a eso hay que sumar la apertura del centro comercial Nevada», relata Gómez y añade: «Si a eso sumamos que el Real Decreto de 2012 da ventaja a las grandes firmas y no regula las fechas pues nos encontramos que desde entonces han cerrado cerca de 200 tiendas en el barrio». Este comerciante de la zona de Plaza de Toros considera que el Ejecutivo central debería marcar nuevamente unas fechas concretas de inicio y fin de rebajas, además de establecer como máximo cinco semanas en verano y otras cinco en invierno para esta campaña de ofertas.

A la lista de factores que dañan al pequeño comercio se suman los días como el 'Black Friday' o el 'Blue Monday', que surgen a mitad de temporada y entre las rebajas de verano y las de invierno fruto de la influencia comercial estadounidense. Gómez alerta de este tipo de fechas puntuales, que en los últimos años están dañando la campaña de Navidad porque la gente se anima a comprar los regalos aprovechando estos descuentos. El presidente de la Asociación de Comerciantes del Zaidín, Pepe Jaldo, coincide con Gómez y remarca que este tipo de jornadas hay que regularlas también por ley.

«Estos días puntuales de ofertas y descuentos sólo benefician a las compras por Internet y a las grandes superficies y bajan las ventas de los pequeños comercios», asegura Jaldo. El representante de los comerciantes del Zaidín asegura que todos los miembros del sector en este barrio granadino apuestan por volver a la regulación de las rebajas previa al 2012. «Ahora no hay distinción entre periodos de rebajas y el público se confunde, porque hay grandes tiendas que empiezan antes con sus ofertas y las pequeñas no les pueden seguir el ritmo», lamenta el comerciante. Ahora el gremio focaliza sus esfuerzos con la campaña escolar y esperan que la vuelta al cole dé buenos resultados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos