Loja, a por el gol que permita mantener el sueño del ascenso a Segunda División B

El empate de la ida (1-1) obliga a los del Poniente a marcar al menos un tanto para volver a entrar en la eliminatoria

CÉSAR GUISADOGRANADA.
Avance lojeño durante el partido de ida. :: CHAPA/
Avance lojeño durante el partido de ida. :: CHAPA

El paso de los días y el reposo en las ideas han insuflado aires de optimismo a un Loja al que se le antojaba insuficiente la recompensa del empate obtenido en la ida de las eliminatorias por el ascenso a Segunda B ante el Alzira el pasado domingo con el Medina Lauxa como testigo.

Nadie dijo que el retorno a la división de bronce fuera a ser un camino de rosas, canción que sabe de memoria el vestuario lojeño que si bien lamenta que su apuesta por el fútbol no trajera consigo mayores réditos, celebra seguir dentro del play-off gracias al penalti transformado por Nino hace seis días.

Porque si algo ha venido demostrando el CD Loja esta temporada es su letalidad lejos de casa, acomodándose el balón en su zona de creación y prohibiendo que el rival se haga con los tiempos del partido.

Sin duda ese debe ser el mantra de un equipo que necesita al menos un gol para obligar al conjunto alcireño a crear espacios abriendo a sus hombres de banda a fin de buscar el golpe definitivo con el que sellar el pase. No habrá nuevas directrices. El técnico del Loja, que vuelve a tener a todo su plantel disponible para la cita, transmitirá a sus chicos conforme emboquen el túnel que conduce al terreno de juego las mismas palabras que pronunció en Mancha Real: «haced lo que hacéis todos los domingos, si somos capaces de abstraernos del público y de ser los dueños del balón, seremos capaces de ganar».

Juan Francisco Funes sabe no obstante que el Luis Suñer no es un campo fácil ni mucho menos, «Alcira tiene una tradición de fútbol muy grande y somos conscientes de que la afición va a empujar al equipo durante los noventa minutos, sin embargo eso es algo que también nos va a motivar a nosotros porque a todos nos gusta jugar este tipo de partidos», ha afirmado. Pese a que Funes es un hombre al que le gusta apostar sobre seguro y si puede ser decidir el resultado final en casa, confiesa que el empate de la ida no le desagrada, «aquí vinieron a aguantar y esperar un fallo nuestro, algo que al final consiguieron. Pero allí la historia va a ser distinta porque ante su público querrán tener la posesión y dar un buen espectáculo», subraya el técnico, a la vez que niega por otra parte que vaya a producirse un cambio de roles en el planteamiento táctico «ya que nosotros vamos a pelear por tener la pelota, pese a que ellos sigan siendo los favoritos», sentencia.

Ilusión contenida

El rival, por su parte, transmite una ilusión contenida tras la decepción de la pasada temporada cuando cayeron en la final ante el Tropezón por la diferencia de goles. La apuesta por el ascenso es clara en el club azulgrana después de tres años en Tercera aunque por otro lado la directiva, que espera a unos dos mil aficionados en las gradas, no ha puesto precios populares para las entradas que oscilarán entre los 8 y 12 euros para abonados y entre 10 y 15 euros para los aficionados en general.

Sea como fuere, el equipo que dirige Dani Ponz saldrá muy motivado tras las palabras de su técnico en los medios locales durante esta semana donde aseguró que el de la ida fue un partido «muy muy feo, en el que tuvimos que enfrentarnos a un comportamiento provocador por parte de los jugadores locales y a un arbitraje decepcionante y excesivamente parcial», aseveró.