Los planes urbanísticos se aprobarán en el plazo máximo de dos años

Medio Ambiente pone en marcha el Consejo Andaluz de Ordenación del Territorio, que agilizará los trámites administrativos

L.G.-S.SEVILLA

Las normas para agilizar los trámites del planeamiento urbano, la primera de las medidas puestas en marcha por el Gobierno de Susana Díaz para reflotar el sector de la construcción, comenzaron a andar ayer con la primera reunión del Consejo Andaluz de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CAOTU), un órgano de participación social que facilitará la agilización de los trámites urbanísticos. Según la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Serrano, a partir de ahora el tiempo máximo que tardará un planeamiento en aprobarse será de dos años.

La comisión, que sustituye a la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Andalucía (COTUA), supone cambios sustanciales en la política urbanística andaluza. Así, se crean comisiones de Coordinación Urbanística en cada provincia, en las que se coordinarán e impulsarán los informes preceptivos que los diferentes organismos de la Junta han de emitir. Se prevé que la revisión de la documentación y la solicitud de subsanación se realice de forma conjunta en un máximo de 10 días, mientras que el plazo máximo para remitir los dictámenes por parte de la Junta será de tres meses. Para contribuir a la agilización, la comisión aportará sus sugerencias en la fase previa de la tramitación del planeamiento, y no al final. Además, se amplían las competencias de este órgano, hasta ahora circunscritas a las poblaciones de más de 75.000 habitantes, a todas las 'ciudades principales' y 'ciudades medias de primer nivel' definidas en el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA).

María Jesús Serrano destacó en esta primera reunión la importancia de las políticas urbanísticas en el crecimiento económico y dijo que no va a «tolerar un urbanismo insostenible, que rebaje la calidad de nuestro territorio, ni sea caldo de cultivo para prácticas corruptas».