Piden catorce años de cárcel para el hombre que quemó su casa tras amenazar a su mujer

El acusado prendió fuego al salón de la vivienda delante de sus tres hijos, pero los bomberos lo sofocaron a tiempo

MANUEL PEDREIRAGRANADA.

«Como llames a la Policía te voy a reventar la cabeza, le voy a prender fuego a la casa contigo dentro, voy a poner bombonas de butano y voy a reventar toda la manzana, a ti y a los vecinos». Carlos L. P., de 41 años, formuló supuestamente esta amenaza a su mujer el 27 de mayo del año pasado. Dos días después, también presuntamente, la llevo a cabo, aunque afortunadamente el saldo de su conducta se redujo a los daños en el domicilio.

La sección segunda de la Audiencia Provincial acogerá dentro de dos semanas la vista oral del procedimiento que enjuicia los hechos anteriores, instruido por el juzgado de violencia sobre la mujer. La Fiscalía solicita para Carlos L. P. un total de catorce años de cárcel como autor de tres delitos. Diez por el de incendio, dos por el de amenazas con la prohibición de acercarse a su mujer a menos de 200 metros o comunicarse por cualquier medio con ella durante cinco años, y otros dos por un delito de lesiones. Según el ministerio público, el acusado, que desde entonces está en prisión, mantenía frecuentes discusiones con su esposa y solía dirigirle expresiones intimidatorias y ofensivas como «le voy a prender fuego a la casa», «que te vayas puta», «no te quiero en mi casa», «no cuidas de tus hijos», «no aportas dinero», «no vales ni para tomar por culo», entre otras.

Tensión definitiva

La situación se tensó definitivamente el referido 27 de mayo de 2011 cuando la esposa de Carlos L. P. le advirtió de que si no dejaba de molestarla iba a llamar a la Policía. El acusado le profirió la citada amenaza y dos días después, sobre las 21.15, la mujer abandonó la vivienda tras soportar durante todo el día el comportamiento ofensivo de su marido hacia ella, «momento que el acusado vertió un bote de alcohol en el sofá del salón, al que le prendió fuego, marchándose a continuación junto con sus tres hijos», subraya el fiscal.

El fuego se propagó por toda la habitación, dando aviso a los bomberos quienes acudieron a sofocar el incendio y evitaron, por su rápida intervención, que se extendiera al resto de la casa y a las demás viviendas colindantes.

Los desperfectos causados en la vivienda ascendieron a 2.190 euros y los de su mobiliario se valoraron en 4.500 euros. La compañía aseguradora de la vivienda decidió renunciar a sus acciones penales, pero se reservó el ejercicio de acciones civiles.

El ministerio público sostiene que la conducta despectiva del acusado, mantenida en el tiempo con frecuentes descalificaciones e improperios en los términos relatados, «ha provocado en su mujer una sintomatología ansioso depresiva y baja autoestima, que precisa de tratamiento farmacológico y psicoterapéutico».

El fiscal solicita que el acusado indemnice a su mujer con 1.200 euros «por las lesiones psíquicas y el daño moral causado».