Cómo educar a niños delgados

La AMPA del colegio gestiona el comedor ecológico e impulsa un proyecto de educación nutricional y actividad física para las familias

INÉS GALLASTEGUI IGALLASTEGUI@IDEAL.ESGRANADA.
Un grupo de alumnos del Colegio Gómez Moreno, en el comedor escolar. :: JUAN DIEGO/
Un grupo de alumnos del Colegio Gómez Moreno, en el comedor escolar. :: JUAN DIEGO

Los alumnos del Colegio Público Gómez Moreno se parecen más a los niños holandeses que a los demás andaluces. Pero no en el pelo rubio, la altura y los ojos azules: lo que ocurre es que la tasa de sobrepeso en esta escuela del Albaicín es muy similar a la de los espigados chavales del país centroeuropeo, uno de los mejor situados del mundo frente a la pandemia de obesidad. Mientras, Andalucía es la comunidad con más sobrepeso de España, a su vez uno de los países más gordos del mundo. No hay magia ni milagro: el colegio lleva nueve años desarrollando un ambicioso programa de educación para la salud que se concreta, entre otras cosas, en la gestión directa de un comedor ecológico por parte de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) y la organización de actividades físicas dentro y fuera del centro escolar.

El estudio lo realizó antes de Semana Santa el pediatra del Centro de Salud del Albaicín Francisco García Iglesias. Los profesores de Educación Física del centro escolar registraron la altura y el peso de todos los alumnos de cuarto y quinto de primaria, de entre 9 y 11 años, que llevan al menos 3 años en el comedor.

Y los resultados fueron «espectaculares», confiesa el médico: de los 90 niños, 3 presentan obesidad (3,3%) y 5, sobrepeso (5,5%), mientras los restantes 82 (91%) tienen pesos normales. Es decir, que solo el 8,8% de los niños están gorditos.

Los datos son significativos si se los compara con los grandes estudios sobre obesidad infantil. El doctor García señala que una investigación europea realizada en 2005 entre niños de 7 a 11 años concluyó que las cifras de sobrepeso más altas estaban en Malta, Sicilia y España -con más de un 30% de niños con sobrepeso- y las más bajas, en Holanda, con el 10%. En Andalucía, el estudio eKid detectó en 2001 que el 42% de los niños y el 20% de las niñas tenían sobrepeso en la franja de edad de 10 a 13 años, lo que arroja una media del 31%.

El pediatra del Albaicín resalta que en su consulta ve a diario la plasmación de esos números: «Hoy he visto a veinte niños y cuatro o cinco tenían sobrepeso». Hay que tener en cuenta que ni todos los alumnos del Gómez Moreno residen en el barrio ni todos los chicos de la zona acuden a este colegio; de hecho, hay dos centros concertados muy cerca.

El doctor García está convencido de que la gestión del comedor por parte de los padres y su programa de educación para la salud «influyen claramente» en estos resultados: la alimentación equilibrada y la actividad física son los dos pilares fundamentales de la salud infantil.

'Cesta verde'

El comedor ecológico del centro se puso en marcha en el año 2003. Entonces eran 30 los alumnos que lo utilizaban; hoy son cerca de 180. Se trata de un comedor de gestión directa, es decir, con personal de cocina que se ocupa de todo el proceso desde que se preparan los ingredientes hasta que se sirven en el plato. Los menús son elaborados bajo supervisión de un experto en nutrición de la Consejería de Salud.

Sin embargo, es solo una parte del proyecto 'Aliméntate, actívate...', promovido por el AMPA en colaboración con la dirección del centro, el centro de salud y las asociaciones del barrio. En el ámbito de la alimentación, las iniciativas son variadas: la asociación ofrece a las familias recomendaciones sobre nutrición y facilita la venta de productos ecológicos de los mismos proveedores que sirven a la cocina escolar, a través de la llamada 'cesta verde'.

Otra iniciativa es la participación de los mayores del barrio, a través de la asociación Ofecum: un grupo de mujeres mayores acompañan a los niños en el comedor, les cuentan historias o enseñan buenos hábitos a los más pequeños. El huerto escolar y el libro de recetas para las familias son otras iniciativas interesantes en lo que respecta a la alimentación.

En cuanto al deporte, el colegio tiene una atractiva oferta de actividades extraescolares, que incluyen el taller de multiaventura, patinaje, karate y baloncesto. Pero además, se ha creado un club de bicicleta y montaña que organiza excursiones los fines de semana para promover el ejercicio y la convivencia al aire libre de niños y padres. También es importante la promoción del juego activo durante el recreo: en el patio, los ordenadores, videojuegos y maquinitas en general están proscritos.

La tercera 'pata' del proyecto es la participación: las familias son informadas de las actividades de promoción de la salud en charlas y debates, a través de la revista del centro, 'El Gomi', y en el blog del AMPA.

Generar salud

Mariano Hernán, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y padre de un alumno, asegura que la experiencia del Gómez Moreno «reúne muchas de las recomendaciones que están dando los estudios de intervención para abordar el problema del sobrepeso infantil en los colegios». «La escuela genera lo que llamamos activos para la salud y el bienestar -subraya Hernán, primer director del Observatorio de la Infancia de Andalucía-. Son actividades que no buscan prevenir la enfermedad, sino generar salud».

Fotos

Vídeos