Empresas hortícolas de la Costa de Granada invierten años de investigación en innovadores productos de diseño

El revolucionario pepino enano 'snack Muy cubies' de la cooperativa Granada-La Palma entusiasma a cocineros de la talla de Martín Berasategui

MERCEDES NAVARRETE MOTRIL@IDEAL.ESMOTRIL.
El cocinero Martín Berasategui prepara platos y gin tonics con el pepino 'snack My cubies' de la cooperativa Granada-La Palma. :: IDEAL/
El cocinero Martín Berasategui prepara platos y gin tonics con el pepino 'snack My cubies' de la cooperativa Granada-La Palma. :: IDEAL

En el mundo de los pepinos y los cherrys los 'Steve Jobbs' no son americanos, son granadinos y tienen su sede en Carchuna, en el corazón de la Costa Tropical. Las estrellas de la innovación en materia hortofrutícola trabajan en la cooperativa Granada-La Palma, una empresa que suena familiar a todo el mundo en la provincia. Lo que muchos granadinos no saben -y es para sentirse orgullosos- es que la cooperativa de su tierra es la mayor productora mundial de cherry y que además está a la vanguardia en investigación en su campo, con el lanzamiento de productos hortofrutícolas de diseño únicos en el mercado mundial. Auténticas delicatessen exclusivas que conquistan a los clientes internacionales más exigentes y dejan con la boca abierta a los cocineros más selectos. El último en caer rendido a los pies de una innovación de La Palma ha sido Martín Berasategui. El cocinero español más laureado -tiene siete estrellas Michelín entre su restaurante y los distintos que asesora- está entusiasmado por el último 'invento' de la cooperativa costera: el minipepino 'snack Muy Cubies'.

Se vende como el pepino fresco más pequeño del mundo, mide entre 9 y 11 centímetros, puede ser recolectado en cualquier época del año y se come con la piel y todo. Berasategui lo probó en una de las ferias agrícolas a las que acude Granada-La Palma y se quedó sorprendido y encantado. «¿Esto de dónde ha salido, quién lo produce?», se interesó enseguida. Ahora, el famoso chef se ha convertido en el mejor embajador de este pepino granadino de diseño.

De la merienda al gin tonic

Lo mismo sirve para la merienda de los niños que para el gin tonic. El mini pepino gusta hasta a los detractores del pepino. Aseguran que su sabor es extraordinario incluso en las partes en las que amargan sus parientes lejanos, los pepinos convencionales. Y encima es sano, rico en agua, vitamina E y aceites naturales estupendos para cuidar la piel. Y no engorda. En la última feria, celebrada esta semana en Madrid, Berasategui animó a los miembros de la cooperativa La Palma a seguir en la línea de investigación, a apostar fuerte por su producto que es «genial» y a que sigan poniéndole tanta pasión a lo que hacen.

Pero cosechar estos éxitos así no es fácil. Cuesta mucho dinero, mucho trabajo y años de investigación. Lo saben bien las empresas hortofrutícolas de la Costa que, en mayor o menor medida, tienen departamentos de investigación que lanzan al mercado nuevos productos 'made in Costa de Granada' tras años de estudios. Pero si hay una empresa que en materia de innovación se lleva la palma, nunca mejor dicho, ésa es Granada-La Palma.

Mantenerse a la vanguardia del sector en el lanzamiento de nuevos productos está en el ADN de esta cooperativa, con 525 agricultores asociados en la Costa granadina. El departamento de investigación es la niña bonita de la potente empresa. «Nuestros sistema de trabajo es único en el mundo, sólo en Estados Unidos hay empresas productoras que hacen algo parecido», explica el director general de Granada-La Palma, David del Pino.

Por ejemplo, el mini pepino 'snack My cubies' lleva detrás cuatro años de estudios y ensayos y sale de los invernaderos de un selecto club de productores de la Costa que se somete a las máximas exigencias de calidad. Los departamentos de innovación se encargan de diseñar, en colaboración con las casas de semillas, productos que crean tendencia en el mercado. En el caso de La Palma, cada cuatro años se plantan 400 nuevas especies de hortalizas en las más de tres hectáreas que la cooperativa dedica a la investigación.

Rentabilidad

De estos 400 productos en ensayo se seleccionan dos cada año que son sometidos a rígidos chequeos y pruebas de mercado, como paneles de consumidores internacionales. Y sólo la mitad de los que pasan todos los filtros logra consolidarse en el mercado. Otro de los productos «superganadores» que han triunfado es el 'mini chockmato pera', un cherry «que no sabe a chocolate pero es muy dulce y homogéneo». La Palma lo vende en exclusiva. Y es que en esta empresa lo tienen muy claro: «La innovación es rentable, estamos convencidos y es nuestra apuesta. Las especialidades de hoy pueden ser los productos de consumo masivo del mañana».