Guillermo Busutil: «El escritor no puede abstraerse»

Con esta obra, 'Vidas prometidas', opta al premio al mejor libro de cuentos de este año

M. MARTÍN ROMEROGRANADA.
Guillermo Busutil defiende al escritor que es capaz de sentirse insumiso ante las injusticias de la sociedad. :: M. M. R./
Guillermo Busutil defiende al escritor que es capaz de sentirse insumiso ante las injusticias de la sociedad. :: M. M. R.

Guillermo Busutil está considerado como uno de los mejores narradores españoles de relatos breves. Además dirige la revista Mercurio, una de las más prestigiosas en el ámbito de la literatura. Hoy presenta su libro 'Vidas prometidas' en la Biblioteca de Andalucía (20 horas), con introducción de José María Pérez Zúñiga. En esta entrevista apunta sus inquietudes literarias.

-¿Qué encontrará el lector en 'Vidas Prometidas'?

-Un retrato de la realidad defectuosa en la que vivimos, una sociedad que nos acosa con numerosos matices de violencia como el acoso laboral, la violencia infantil, el abandono de las personas mayores, el paro, internet como nueva forma de relacionarse. Es un libro humano, muy cercano, donde se entrecruzan la ternura, la esperanza, el desencanto, la memoria, la importancia de aprender a saber ser personas, a ser nosotros mismos.

-¿Se considera entonces un narrador más realista que de ficción?

-Para mí la realidad es el vestíbulo de la imaginación. Un espacio repleto de historias vivas que pueden capturarse. Basta con tener oído, con saber mirar, con indagar en el envés de esa realidad. Todas las personas, cualquiera en su vida diaria, convive con diferentes realidades que son paralelas, que pueden encontrarse en función de la perspectiva, del ángulo desde el que se mire. A partir de ahí, la imaginación propone caminos, lecturas, de esa realidad. Ahora que vivimos un tiempo difícil el escritor no puede abstraerse y fugarse a recreaciones históricas, a escapismos fantásticos.

-¿Cree que el escritor debe estar comprometido o ser crítico con la realidad en la que vive?

-Por supuesto. El escritor también es un ciudadano que puede indignarse, que tiene la responsabilidad de ser insumiso ante las injusticias que vive, de utilizar su voz para denunciar, para cuestionar, para amortizar la realidad y ser capaz de proponer otras miradas, otras maneras de afrontar los problemas. Un compromiso que va unido al compromiso con el lenguaje, con su estilo, con una literatura que emocione, que pellizque, que favorezca la reflexión y el valor de la palabra.

La amenaza de la piratería

-Vidas Prometidas es su octavo libro de cuentos, finalista del premio Setenil al mejor libro de cuentos de este año que se falla en breve. ¿Por qué mantiene la apuesta por este género minoritario?

-El relato actualmente ya no es tan minoritario, gracias al papel que desempeñan editoriales especializadas como Tropo, Páginas de Espuma, Menos Cuarto, Cuadernos del Vigía, entre otras, y a que existen bastantes lectores que eligen las narraciones más cortas, más intensas, más apropiadas al escaso tiempo que disponemos para leer. No obstante es verdad que el relato, cuya estructura y lenguaje participa mucho de la poesía, exige lectores más comprometidos, más curtidos en la lectura. Es el género en el que me encuentro cómodo, lo que no quita que aborde la novela en cualquier momento.

-¿Cómo ve el futuro de los escritores españoles en este mundo digital y del gratis total?

-Lo preocupante es la piratería que podría terminar con los derechos de autor y el papel del escritor. Una amenaza que requiere una legalidad clara y equitativa que valore la cultura, hoy más necesaria que nunca para afrontar la crisis. Otro cosa distinta, pero que también hay que tener en cuenta, es que los nuevos soportes demandan nuevos lenguajes más acordes y que transformarán la manera de contar historias.

-¿Cómo ve el panorama de las letras en Andalucía?

-Andalucía cuenta con una excelente nómina de autores en poesía y en narrativa. Especialmente en el cuento, donde a la generación de los que tuvimos que pelear más por abrirnos paso, como Juan Bonilla, Fernando Iwasaki, Hipólito G. Navarro, Gonzalo Calcedo, se le han unido autores brillantes como Andrés Neuman, Miguel Ángel Muñoz, Ángel Olgoso, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Javier Mijé, y nuevas voces de la talla de Jesús Ortega, Miguel Ángel Zapata, Sara Mesa, Lara Moreno, Cristina Gálvez y otras más que prometen una excelente cosecha.

-¿Se considera más escritor o más periodista?

-Las dos cosas. Está claro que el periodismo es literatura, que ambas profesiones tienen en común el contar historias, aunque hay que saber distinguir el lenguaje, la estructura, de una y de otra. Si el periodismo levanta acta de la realidad y rasca tras la epidermis de los hechos, la literatura tiene la posibilidad de bajar a la mina, de excavar un túnel, de explorar más a fondo.

Fotos

Vídeos