La seguridad vuelve a las aulas del colegio Sacratif de Carchuna

Las protestas de los padres a finales de curso surtieron efecto y Educación ha invertido 41.000 euros para arreglar las humedades

ISABEL ALCÁNTARAMOTRIL.
El aula que sufría mayores goteras en el colegio Sacratif está arreglada y preparada para recibir de nuevo a los alumnos. :: SALVADOR RODRÍGUEZ/
El aula que sufría mayores goteras en el colegio Sacratif está arreglada y preparada para recibir de nuevo a los alumnos. :: SALVADOR RODRÍGUEZ

Este verano se ha puesto solución a los graves problemas de humedades que acumulaba el colegio Sacratif de Carchuna, una batalla ganada que hizo mucho ruido a finales del curso pasado. En los meses de abril y mayo los padres de los alumnos de este centro -que cuenta con más de 200 niños desde preescolar hasta segundo de ESO- se negaron en rotundo durante tres días a que su hijos acudieran a clase si no había un compromiso escrito de las administraciones de que se subsanarían los desperfectos que durante años llevaban sufriendo las infraestructuras del centro. La delegada de Educación, Ana Gámez, dio su promesa por escrito y el pasado mes de agosto, los obreros han estado trabajando para poner fin a este incómodo compañero de clase. Tal y como cuenta Gámez, la raíz de estas humedades estaba en un canalón interior y en los bajantes. De este modo, dicho canalón ha sido sustituido por una lámina asfáltica que aísla el techo y se han cambiado los bajantes, que se atascaban, por otros de mayor diámetro. Esta actuación ha costado 41.099 euros y ha sido financiada por la delegación de Educación. Pueden leer más información en 'Kiosko y más'.