Miembros de la acampada de Granada insultan y acosan a un periodista de IDEAL

Le gritaron «mentiroso, manipulador, sabemos donde vives» e intentaron que se identificase por hacer fotos en la Plaza del Carmen

IDEALGRANADA.
Un 'indignado' descansa en la acampada./JUAN ENRIQUE GÓMEZ/
Un 'indignado' descansa en la acampada./JUAN ENRIQUE GÓMEZ

Quienes hablan de democracia, libertad de expresión y respeto a los derechos de los demás, los acampados de la Plaza del Carmen, protagonizaron ayer una situación de acoso e insultos contra un periodista del diario IDEAL mientras hacía su trabajo en la plaza. El periodista fue reconocido por algunos de los acampados como el autor de un reportaje publicado el lunes en este periódico con el título 'De la ilusión del 15M a la realidad de 6J', en el que se mostraba, con textos y fotos, la degeneración en la que ha caído la acampada instalada en la plaza desde poco antes de las elecciones municipales. Desvelar que se inculcan decenas de normas, tanto de ocupación de vía pública como sanitarias y de consumo, no ha gustado a los acampados, que en lugar de poner coto a la devaluación del espíritu del 15M se dedican a atacar la libertad de prensa.

Ocurrió poco después de las 11,30 horas de ayer. El periodista de IDEAL Juan Enrique Gómez contempló cómo dos agentes de la Policía Nacional intentaban identificar a un joven en el interior de la plaza, por lo que hizo unas fotos. Fue el detonante. De forma inmediata, tres personas se dirigieron al periodista para indicarle, a voces, que no les podía hacer fotos, que allí no tenía permiso para tomar imágenes ni a la plaza, ni al recinto. Mientras tanto, desde el centro de la plaza, otro joven levantaba una fotocopìa del reportaje publicado el lunes y decía: «Es él. Es el del reportaje, es el de las fotos».

El periodista, al que los jóvenes exigían que se identificase, fue conduciéndoles hacia la puerta del Ayuntamiento donde sabía que estaba la Policía Local, -los dos 'nacionales' que estaban con las labores identificativas y sus compañeros no hicieron nada por saber qué ocurría-. A la puerta del Ayuntamiento ya solo llegó uno de los jóvenes que exigían que no se les hiciesen fotos; el resto no quiso acercarse al punto donde había vigilancia policial. El redactor de IDEAL salió poco después de la casa consistorial para abandonar la plaza al no poder seguir con su trabajo. En el semáforo de Reyes Católicos fue alcanzado y rodeado por otros jóvenes que le hicieron fotos con un móvil. El periodista aprovechó el paso de peatones para marcharse y la presencia de la Policía Local, que ya se acercaba al lugar del incidente, evitó mayores problemas. No es el primer incidente que se ha producido con redactores y fotógrafos granadinos, a quienes se les ha exigido identificarse para trabajar en la plaza o se les ha acosado e intimidado tras confundirles con miembros de las fuerzas de seguridad.