La torre de Romilla, en Chauchina, abandonada y peligrosa

El monumento, Bien de Interés Cultural, se encuentra en mal estado y es un riesgo para los chavales que se meten dentro a hacer pintadas

IVETTE DOBARGANES IDOBARGANES@IDEAL.ESGRANADA.
Interior de la torre de Romilla. :: RAMÓN L. PÉREZ/
Interior de la torre de Romilla. :: RAMÓN L. PÉREZ

La torre de Romilla se alza a 538 metros de altitud en este anejo de Chauchina desde la época nazarí. El monumento se encuentra en un estado de abandono visible y Juan José Casado, profesor de Historia, ha denunciado el caso a ideal.es. Un equipo multimedia de IDEAL se desplazó hasta Romilla para comprobarlo.

El monumento, declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía desde 1985, se encuentra en una finca de propiedad particular, según Casado. El profesor denuncia públicamente el abandono de la torre a título personal por su interés en conservar este patrimonio. Juan José asegura que en 2007 se hizo una actuación por la Delegación de Cultura para intentar conservar el estado de la torre. En esta fecha, se instaló una puerta de aluminio para impedir la entrada al interior de sus tres plantas, intentar conservar el aljibe que se encuentra debajo de la planta inferior y lo que queda de la bóveda de medio cañón. Según un estudio del CSIC, la torre debió construirse en el siglo XIV y muestra claras influencias orientales.

Actualmente, se puede observar que la puerta de aluminio que se instaló ha sido arrancada permitiendo el libre acceso al interior de la torre. El estado de abandono del interior del monumento presenta una clara peligrosidad dado que el aljibe está lleno de escombros y la caída puede ser de más de un metro. Según Juan José, «chavales del pueblo se meten ahí a hacer fogatas y se suben por la escalera metálica que hay en su interior para hacer pintadas». La escalera fue instalada por el Instituto Geográfico Nacional para acceder al vértice geodésico, que también ha sido quitado. La torre está cubierta por una chapa metálica por encima convirtiéndose en cobijo para niñerías que pueden terminar en una desgracia. «En la planta inferior se puede ver que alguien ha metido hasta un pupitre y una silla», denuncia Casado. La escena que presenta la torre parece sacada de una película de terror y observando la altitud de las pintadas en su interior aterroriza pensar que los chavales se suban ahí a oscuras o sólo con la luz de las fogatas.

Según Juan José, él mismo ha puesto en conocimiento del ayuntamiento de Chauchina el estado de abandono de la torre. «También he mandado un correo electrónico al director de Patrimonio Histórico de la Consejería de Cultura y no he recibido respuesta». Por parte de este periódico, nos hemos puesto en contacto con el ayuntamiento del municipio y no nos han confirmado tener conocimiento sobre el tema. Además, una fuente municipal nos aseguró que no se creía que la noticia fuera cierta. En ideal.es se puede comprobar en vídeo la falta de conservación de la torre así como la peligrosidad que esto presenta si no se instala una puerta para prohibir el acceso a la misma.