Abren expediente a unos padres por dejar solos a sus hijos en un coche en Motril

Los niños regresaron con sus progenitores cuando estos pasaron por la jefatura de policía, pero ahora se está investigando a la familia para ver si hay alguna anomalía que pueda poner a los niños en una situación inadecuada

ISABEL ALCÁNTARAMOTRIL.

Eran las cinco y veinte de la tarde del jueves cuando varios agentes de la Policía Local se acercaron hasta un coche que estaba mal aparcado en pleno centro de Motril, a la altura del número quince de la calle Nueva. En su interior, no encontraron a ningún adulto. Sólo dos niños de origen chino que aguardaban despreocupados. Los agentes, que vieron que estaban las llaves del coche puestas, preguntaron que dónde estaban sus padres y ellos dijeron que habían ido a un recado, no sabían a dónde y que pronto volverían. Pero tal recado parecía ser bastante entretenido porque ya llevaban allí, según afirmaron a la Policía algunos vecinos de los comercios, más de media hora.

Las autoridades, esperaron un rato más para ver si los responsables de los pequeños, de 6 y 10 años, volvían. En vista de que nadie regresaba a recoger el coche, mal estacionado, y a los dos chavales que estaban en la parte trasera, procedieron a retirarlo y los agentes del Grumen (Grupo de Menores de la Policía Local) se hicieron cargo de los niños. Los llevaron hasta la jefatura de la Policía Local donde hasta las 18.10 horas no aparecieron los padres para recogerlos.

«El padre dijo que hacía cinco minutos que los había dejado allí», señaló José Manuel Rodríguez Torres, jefe de la Policía Local. Pero en realidad, tal y como consta en la diligencia que abrieron en los agentes, pasó más de una hora, según pudieron saber entre lo que comentaron los testigos y el tiempo que ellos estuvieron esperando. Por ello, desde el Grumen han trasladado la información a las autoridades judiciales para que averigüen si se puede tratar de un caso de abandono, tal y como señala Rodríguez Torres.

«Ahora se le abre expediente al caso y también se hará un seguimiento, para ver si hay algún problema familiar. Además, pondremos en conocimiento de lo ocurrido a los servicios sociales para que también actúen». Los niños regresaron con sus progenitores cuando estos pasaron por la jefatura de policía, pero ahora el caso está siendo estudiado. Se investigará a la familia para ver si hay alguna anomalía que pueda poner a los niños en una situación inadecuada.