«Se está frivolizando a Carlos Cano»

Javier Cano, hermano del cantautor, considera que la 'viuda legal' y sus hijas manipulan su figura

JUAN LUIS TAPIA JLTAPIA@IDEAL.ESGRANADA.
Javier Cano, el hermano del cantautor Carlos Cano, en las escalinatas de la Biblioteca de Andalucía. :: ALFREDO AGUILAR/
Javier Cano, el hermano del cantautor Carlos Cano, en las escalinatas de la Biblioteca de Andalucía. :: ALFREDO AGUILAR

Javier Cano nunca han pretendido salir en los medios de comunicación para relatar sus experiencias personales con el que fuera su hermano, el cantautor granadino Carlos Cano, fallecido hace diez años. Tampoco se le ha dirigido la legión de biógrafos que se han acercado al autor de 'La murga de los currelantes'. Las recientes declaraciones aparecidas en una revista madrileña de la viuda del cantante Alicia Sánchez Torres y de sus dos hijas, Amaranta y Paloma, así como las muchas entrevistas que han concedido a biógrafos y especialistas en la vida y obra de Carlos Cano, le ha animado a puntualizar una serie de cuestiones. En esa entrevista publicada en la revista madrileña expresaban su situación de desamparo tras la muerte del cantante y anunciaban medidas legales contra el que fuera albacea de Carlos Cano, el abogado José María Rosales de Angulo. «Se está frivolizando a Carlos Cano con todas estas declaraciones y acciones de la viuda y de sus hijas», comentó el hermano menor del cantautor.

Javier Cano no quiere entrar en el proceso judicial que la viuda y las hijas del cantante han emprendido contra José María Rosales de Angulo, quien fuera abogado y hombre de confianza del artista granadino durante 25 años. En este sentido, Javier solo se preguntó por la sorpresa de las herederas ante el consejo de Rosales de Angulo para que se pusieran a trabajar tras la muerte de Carlos Cano. «Si la hija mayor de Carlos tenía 26 años, ¿a qué edad consideran que una persona debe ponerse a trabajar?», indicó el hermano menor del cantante.

Javi Cano se sintió especialmente molesto por el tono en el que Alicia Sánchez se refería a las relaciones extramatrimoniales del cantante, «porque mi hermano, Carlos, no era un hombre promiscuo por motivos patológicos. Sus relaciones de pareja siempre fueron honestas, sinceras y nunca flor de un día».

Javier revela que según le relató Carlos, «Alicia rehizo su vida con otra relación». La «viuda legal», como se refiere el hermano del artista a Alicia, para justificar su situación de 'desamparo' tras la muerte del cantante argumentó que Carlos Cano era su trabajo, y en este sentido Javier la invitó a que «como no tiene otra cosa que hacer, se lo cuente a las mujeres que con más hijos y sin tener asistenta han sacado una familia adelante con su trabajo, formándose, instruyéndose y fichando en una empresa cada día».

Pablo Cano

Javier se muestra sorprendido ante las declaraciones de su sobrina Paloma, «quien se lamentó de que su madre estuviera viviendo con 1.100 euros al mes». Ante esta afirmación, el hermano menor de Carlos Cano denuncia la situación de su sobrino Pablo, hijo del cantautor y de Eva, una joven sevillana con la que mantuvo una larga relación. «Mi sobrino e hijo de Carlos, Pablo Cano, no ha visto 1.100 euros al mes desde que murió su padre y ya han pasado diez años», indicó Javier. «Lo único que ha conseguido -añadió- es una demanda por parte de sus hermanas cuando Pablo tenía apenas 13 años. Situación que provocó que mi sobrino cayera en una fuerte depresión».

Pablo, a quien tanto Alicia como sus hermanas no mencionan en el reportaje de la revista madrileña, según Javier «fue el resultado de 17 años de relación de mi hermano Carlos con mi cuñada Eva. Fue un niño buscado y deseado. Durante cinco años Pablo, Eva y Carlos compartieron su casa en la localidad sevillana de Espartinas». «Toda Granada -continuó Javier- conocía o sabía de la existencia de Pablo ya que Carlos se ocupaba de recorrer la ciudad presumiendo de hijo ante su gente». El hermano menor del cantante considera que «es indigno e inmoral que se cuestione el reconocimiento de mi hermano de su hijo Pablo».

En 1995 Carlos Cano sufría la primera crisis de aneurisma de aorta y era trasladado a Nueva York, al Hospital Monte Sinaí, una experiencia que marcó el resto de su vida. Sobre este episodio, la decisión de su traslado desde Granada a la metrópolis estadounidense, la operación y demás detalles, Javier Cano puntualiza una serie de cuestiones. «Puntualizar que a Alicia Sánchez Torres le traiciona la memoria. A mi hermano no lo opera Valentín Fuster, le interviene el doctor Graham Griepp», indicó Javier. «También la esposa de mi hermano declara sin pudor alguno que ella misma decidió el traslado de Carlos a la clínica neoyorquina. Digámoslo finamente: el doctor Ramiro Rivera se desplazó desde Madrid a Granada en un vehículo con chófer con objeto de valorar la situación de Carlos y decidir su traslado». Según el hermano menor de Carlos Cano, «el currículum vitae del señor Rivera le daba capacidad y autoridad para tomar esa delicada decisión que ningún médico del hospital se atrevió a tomar. La esposa de Carlos hizo lo que le dijeron que tenía que hacer».

Mamá Lola

Javier destacó especialmente el papel que jugó su madre en la carrera de Carlos Cano. Mamá Lola, que era como la llamaban, falleció en 1986, justo el año en el que el cantautor es fichado por Sony y comienza a mejorar su situación económica. «Mi madre hasta que murió ayudó económicamente a mantener a mi hermano y a su familia, ya que Carlos estuvo vetado por la Junta de Andalucía mucho tiempo, y mi madre trabajaba más de doce horas diarias como técnico en radiología tanto en el hospital de la Caleta como en el Ruiz de Alda», indicó Javier para justificar el esfuerzo de su madre para ayudar a Carlos.

El hermano del cantante granadino comentó que «la casa de la esposa de Carlos la pagó en su mayor parte mi madre y decidió que fuera para los tres hermanos de manera proporcional». Un aspecto que Javier quiso matizar a Alicia y a sus dos hijas es que su «madre era conocida por 'Lola' nunca nadie la llamó 'mamá Loles'. Sus nietas la llamaban abuela y su nuera la llamaba suegra».

Javier Cano lanza una especie de aviso para navegantes al ser consciente de la importancia de estas declaraciones, e indica que su «hermano no fue nunca una persona fácil y sé que mi relación con mi hermano va a ser cuestionada por las personas a las que no les guste la verdad». «Que no se cansen -añadió-, porque demostrar a estas alturas lo mal que se comportaba Carlos con sus hermanos no creo que tenga sentido cuando todos estamos de acuerdo en la integridad, honradez, bondad y compromiso que Carlos Cano tenía con los suyos aunque en nuestra vida no le debiéramos nada».